La Playa de las Catedrales de Lugo

Su nombre oficial es Playa de Aguas Santas. Pero los turistas la conocen como playa de las Catedrales por sus espléndidos acantilados, y se ubica en el municipio de Ribadeo, en la provincia de Lugo, sobre el mar Cantábrico. Los elementos naturales como el viento y el agua han erosionado las enormes moles de roca hasta lograr figuras únicas, especialmente los arcos y las cuevas que únicamente pueden apreciarse al caminar por la playa en bajamar. Es en estos momentos donde se puede llegar a un largo arenal, custodiado por un largo muro rocoso de pizarra y esquisto que con el paso del tiempo ha sido caprichosamente moldeado. Así, se formaron arcos de más de treinta metros de altura que recuerdan a arbotantes de una catedral, grutas de decenas de metros, pasillos de arena entre bloques de roca, entre otras formas fantásticas.

De vez en cuando, además, se producen las “mareas vivas” en las que el nivel del agua fluctúa más de lo habitual. Es allí cuando se puede acceder a las playas vecinas por la arena, aunque se debe regresar antes de que comience a subir otra vez.

Son los enormes arcos los que evocan a las catedrales góticas, de allí el nombre de esta particular playa, una de las más bellas de Galicia y de todos los litorales españoles.

Pero para disfrutar plenamente la experiencia hay que tener conocimiento del comportamiento de las mareas, ya que pueden subir muy rápidamente. Por eso debes elegir un momento de marea baja para disfrutar de la visita; pregunta en el cercano municipio de Ribadeo el momento oportuno para llegar a la playa.

Vía: Wikipedia

Añade un comentario

Tu correo electrónico nunca será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

*