Entradas de la etiqueta: Teruel

Escapadas con niños

¿Estás planeando realizar una escapada familiar? ¿Aún no has decidido el destino que quieres visitar? Con las ideas que te proponemos a continuación los niños disfrutarán de lo lindo: parques temáticos, animales y acuarios, dinosaurios, aventuras en el mar y en el polo… Preparaos para vivir una experiencia única que recordaréis para toda la vida como ese gran viaje en familia en el que disfrutasteis como nunca. 

Leer más »

Albarracín, uno de los pueblos más bonitos de Teruel

Albarracín (Francias Raher / Flickr)

Albarracín, pueblo bello donde los haya y singular por su color rojizo, se emplaza en la localidad y municipio de la provincia de Teruel (Aragón). Su ubicación, encaramado en un peñón y rodeado por el río Guadalaviar y su recinto amurallado, es precisamente uno de los grandes atractivos y reclamos para los turistas.

Leer más »

Cinco pueblos imperdibles en España

Si, de verdad, nos decidiésemos a hablar de algunos de los pueblos más bonitos de España, seguramente se levantarían muchas ampollas. Y es que, ¿qué hay más subjetivo que la belleza de un lugar? Un pueblo está ligado a las experiencias que vivimos en él y resulta imposible tomarlo de otra manera. Es por ello que te hablamos de 5 pueblos muy bonitos pero que, como todo, están sujetos a tu valoración personal. Si lo tuyo es viajar a nuevos paraísos en la tierra, has llegado al lugar adecuado. ¡Engánchate!

Leer más »

Aragón, el reino del mudéjar

La Seo de Zaragoza

La Seo de Zaragoza (Foto: Jose Vicente G.Calavia / Flickr)

El Arte Mudéjar es una manifestación genuina, fruto de la convivencia de las culturas musulmana, cristiana y judía en los reinos hispánicos. La herencia islámica se funde íntimamente con la arquitectura occidental como lección de convivencia y aprendizaje mutuo. En Aragón se desarrolla entre el siglo XII y el XVII. Dentro de la particularidad de este estilo, el mudéjar aragonés presenta además características diferenciadoras del realizado en otros territorios como Castilla o Andalucía.

Leer más »

Teruel, la seducción del Mudéjar

Teruel mudéjar

Teruel existe. Esta campaña dio notoriedad a la provincia de Teruel en 1999, reclamando para la zona más atención e infraestructuras.

Hoy ese lema sigue viniendo a la mente cuando se piensa en la ciudad aragonesa y puede servir también para animar a conocer uno de los núcleos medievales más hermosos y con monumentos mejor conservados de España. No en vano, Teruel está considerada como la Capital del Mudéjar y es también conocida por los famosos Amantes de Teruel, una de las leyendas más famosas de España.

Leer más »

Albarracín, tan bonito que parece un cuadro

Vista de Albarracín

Vista de Albarracín

Si aún no lo conoces no te demores más. Este es uno de los pueblos más bellos de nuestro país y con muchas sorpresas entre sus empinadas calles. Es indudable la fotogenia de esta localidad turolense. El conjunto medieval fue declarado Conjunto Histórico-Artístico en 1961 y hace un tiempo se le adjudicó el sello Bonito de España.

Puedes conocerlo a tu aire o apuntarte a una visita guiada que parte desde la catedral (3,50 euros). 

En cuanto asciendas, mientras sigues la línea marcada por la muralla, irás observando las paredes de yeso rojo que caracterizan la arquitectura de este conjunto suspendido en plena serranía. Cálzate bien, porque te va a tocar caminar de lo lindo. Subirás escalinatas, bajarás calles con pendientes extremas y recorrerás secretos pasadizos que te trasladarán de un plumazo al Medievo.

El itinerario básico pasa por las iglesias de Santa María y de Santiago y por la catedral, justo al lado encontrarás un fabuloso mirador desde el que se observan la muelas calcáreas de sus montañas.

De juegos y batallas

Es curioso el Museo de juguetes. Aquí verás los pupitres de nuestros abuelos, artilugios de hojalata de principios del siglo XX, casitas de muñecas o colecciones de cochecitos, soldados de plomo o trenes. También resulta peculiar Trebuchet Park, una exposición al aire libre de fabulosos artilugios antiguos para asaltos. Encontrarás una réplica de la artillería utilizada en la época de Alejandro Magno o catapultas musulmanas. 

Además, hasta el 6 de enero está activa en la comarca de Albarracín la Ruta de los Belenes.

Las aldabas

Recorre el pueblo buscando las puertas de las casas más antiguas, engalanadas con preciosos llamadores que van a ocupar toda tu atención. Si viajas con niños es una buena idea que vayan buscando las más sorprendentes.

La Comarca de la Sierra de Albarracín

Es una comarca situada en el noreste peninsular, en la provincia de Teruel. Aquí está y aquí ha estado durante muchos siglos. Su historia se remonta hasta la prehistoria con descubrimientos tan importantes como las pinturas rupestres del Parque Cultural de Albarracín.

Su estratégica situación, a un paso de Madrid y la Comunidad Valenciana, ha favorecido el asentamiento de numerosas civilizaciones. Los romanos llegaron con la política que los caracterizaba, “vini, vidi, vincit”, pero se encontraron con un terreno fértil, lleno de riquezas con las que alimentar su inmenso imperio.

Territorio de parajes recónditos y arquitecturas de fuerte presencia, la comarca de la Sierra de Albarracín esconde hermosos paisajes culturales surgidos de una difícil orografía, que se articulan en torno a un variado conjunto de barrancos, cañones, peñas, valles y extensos bosques de coníferas, sabinares y encinares.

Muchos son los adjetivos que describen en la Sierra de Albarracín. Este espacio natural, condicionante de los modos de vida, fue la cuna de primitivas comunidades prehistóricas, que expresaron de manera gráfica sus modos de vida en importantes muestras de arte rupestre, cuyos restos, agrupados en el conjunto de Abrigos de Arte Rupestre de estilo Levantino del Arco Mediterráneo, ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad.

La comarca de la Sierra de Albarracín sienta sus raíces en un próspero pasado: Reino de Taifas en el siglo XI, señorío independiente en el XII, Albarracín adquiere fuero propio en 1284 tras la conquista del territorio por Pedro III, dando origen a la histórica Comunidad de Albarracín, cuyos límites prácticamente coinciden con el territorio de la actual comarca.

El nacimiento en lo alto de las sierras de los ríos Tajo, Guadalaviar, Cuervo, Cabriel y Júcar, así como un rico ecosistema beneficiado por el clima lluvioso, convierte las sierras y los valles de Albarracín en un paraíso micológico y en el refugio de cientos de especies que conforman una de las reservas de caza más importantes del norte de la Península Ibérica.

Más información

Oficina de Turismo. San Antonio, 2. Tel. 978 71 02 62.

La Ruta del Tambor y Bombo en Aragón

Los pueblos de la Ruta del Tambor y el Bombo, al son de los redobles en Semana Santa, se impregnan de sentimiento y emoción. Nueve localidades forman la Ruta del Tambor y el Bombo, en una fiesta declarada de Interés Turístico Nacional.

Los repiques de los instrumentos inundan las calles, donde su extenso patrimonio cultural cobra así mayor realce.

En la cabecera del Parque Cultural del Río Martín, Albalate del Arzobispo, Conjunto Histórico Artístico desde 1983, destaca por su magnífico Castillo-Palacio, antigua fortificación musulmana, que representa uno de los mejores ejemplos del gótico civil en la provincia.

En la Plaza Mayor, casas solariegas forman conjunto con la parroquia de Ntra. Sra. de la Asunción y con el Ayuntamiento.

Híjar guarda en su trazado los tres barrios de las culturas que lo poblaron en el medievo: el cristiano, el morisco y el judío. Callejeando vemos pasajes, pórticos, capillas y edificios señoriales del siglo XVI y llegamos a la plaza porticada de la Villa, escenario de la ‘Rompida de la Hora’.

En el núcleo de La Puebla de Híjar destacan la iglesia de la Natividad de Ntra. Sra. y el arco-capilla de San Roque. La población del Bajo Aragón que refleja como ninguna su esencia musulmana es Urrea de Gaén. Un paseo por su laberinto de callejones deja patente su origen.

La monumental iglesia del Salvador en Samper de Calanda es el epicentro de un intrincado conjunto de calles medievales salpicadas de hornacinas y arcos-capilla.

En Andorra encontramos la iglesia de Ntra. Sra. de la Natividad, la antigua Lonja, algunas casonas de gran valor arquitectónico y las Ermitas del Pilar y San Macario.

Calanda, localidad natal del cineasta Luis Buñuel, es conocida también por su conmovedora Semana Santa. Entre su patrimonio merecen atención las iglesias de Ntra.Sra. del Pilar y Ntra. Sra. de la Esperanza, su Ayuntamiento y el Centro Buñuel Calanda.

El elenco monumental de Alcañíz es innumerable. Entre ellos impresiona sobre todo su Castillo Calatravo, con su conjunto de pintura mural gótica coronando la localidad y su Plaza Mayor, con la Lonja gótica, el Ayuntamiento del siglo XVI y la Excolegiata de Santa María La Mayor.

La iglesia parroquial de la Virgen de la Asunción, el Ayuntamiento y la casa palacio del Barón de la Linde son los edificios más significativos de Alcorisa, cargada de impronta mudéjar. Una tierra apasionante que vive con pasión su Semana Santa, una ruta con nombre sonoro, la Ruta del Tambor y Bombo.

Leído en Expreso

¿Has estado en estos pueblos? ¿Has oído y sentido los tambores de Aragón? Cuéntanoslo…

Teruel existe, y tiene mucho que ofrecer

Adéntrate a descubrir la ciudad de Teruel con un amplio legado mudéjar declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Catedral de TeruelQuizás para muchos Teruel era antaño una ciudad bastante desconocida que, ni tan siquiera sabían ubicar en el mapa, pero el eslogan Teruel Existe cumplió muy bien con su objetivo: dar a conocer esta ciudad española situada en el sur de Aragón- es necesario remarcar, pero, que la Coordinadora Ciudadana Teruel Existe es un movimiento social que nació en noviembre de 1999 con el objetivo de demandar un trato justo e igualitario a la provincia de Teruel-

Sea como fuere, Teruel existe y es una zona de la península con mucho encanto. Sin ir más lejos, posee un importante patrimonio artístico mudéjar cuya gran parte fue reconocido en el año 1997  como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Esta ciudad está erigida en lo alto de un espolón en el punto de confluencia de los ríos Guadalviar a Alfambra. Recorrer sus calles empedradas es reencontrarse con un pasado invariable y aprender mucha de la historia que ha formado nuestra cultura.

La Plaza del Torico es el centro de la ciudad, y está envuelta por interesantes modernistas que contrastan con la fuente y el monumento al Torico, erigido en honor al animal del que, dice la leyenda, proviene el topónimo de Teruel.

No demasiado lejos de esta plaza podemos encontrar la iglesia de San Pedro, de estilo gótico-mudéjar. La parte más antigua de la misma es una torre de mediados del siglo XIII. Además, el edificio posee una ábside en su exterior y una nave gótica. En su capilla se encuentran los sacrófagos de los Amantes, una interesante obra de Juan de Ávalos.

Aunque la joya por antonomasia turolense en su catedral, construida en ladrillo y mampostería en la segunda mitad del siglo XIII y reformada a lo largo de los años, cuenta con tres naves. Cerca de ella se encuentra su esbelta torre, de estilo gótico mudéjar, que es un típico ejemplar de las torres-puerta.

La parte norte de la ciudad cuenta con dos tramos bastante bien conservados de la muralla medieval, que flanquea el castillo de Ambeles, la casa de la Comunidad y el acueducto de los Arcos. Éste último, obra del maestro francés Pierres Vedel durante la primera mitad del siglo XVI.

Por último, no es posible olvidarse el Palacio Episcopal, situado en las proximidades de la catedral y erigido cuando se fundó la diócesis, en el siglo XVI.

En definitiva, Teruel es un lugar en el que disfrutar paseando y muy recomendable para tomarse unos días alejados del estrés.

Leído en Dónde Viajar

La "Capilla Sixtina" del mudéjar

La “Capilla Sixtina” del mudéjar está en Teruel

Cuando te adentras por Teruel descubres muchos rincones interesantes que dan cuenta de la influencia que las distintas culturas han ido dejando en su seno. Sin duda el arte mudéjar de Teruel es uno de sus atractivos más destacables, y lo iremos viendo en muchos lugares.

Cuando preparaba mi visita a Teruel descubrí que no podía perderme la “Capilla Sixtina” del mudéjar en Teruel, no sin cierta incredulidad porque, ya se sabe, las comparaciones son odiosas. Pero adentrarse en la Catedral de Santa María nos permite sentirnos muy cerca de una muestra de arte deliciosa.

La Catedral de Santa María de Mediavilla de Teruel es seguramente el edificio mudéjar más emblemático de Aragón, y uno de los escasos ejemplos de catedrales construidas en este estilo. La torre campanario (siglo XIII) es una de las primeras construcciones aragonesas en este estilo, y la más antigua de la ciudad.

Como otras de las torres que pueden ir guiando nuestra visita a Teruel, es de planta cuadrada y posee tres cuerpos profusamente decorados con azulejos y cerámica vidriada.

Destaca de su exterior también el colorido cimborrio que fue devuelto a su esplendor antiguo tras las recientes obras en la Catedral turolense que afectaron fundamentalmente a su parte exterior. El cimborrio de la Catedral de Teruel es uno de los tres que se conservan de estilo mudéjar en Aragón, junto a los de La Seo de Zaragoza y la Catedral de Tarazona.

Las fachadas con sus pequeños ladrillos “dientes de sierra” en relieve formando rombos y otras figuras, los estilizados pináculos enladrillados o las ventanas coronadas por los bustos humanos también llaman la atención del paseante, que difícilmente se resiste a entrar.

Entramos a la catedral previo pago de tres euros, que nos dan derecho a una visita guiada que ya ha comenzado. El interior conserva su primitiva fábrica medieval de tres naves (aunque a lo largo de la historia ha habido importantes reformas) cubiertas con techumbre plana de madera las laterales.

En la nave central hallamos una de las maravillas del arte mudéjar, la techumbre de la catedral. Con una función arquitectónica de soporte y consolidación poco habitual, mide 32 metros de longitud y data del siglo XIV. Estuvo tapada a partir de la época barroca, y cuesta entender que se ocultara esta belleza, tal vez ya no seguía la moda…

Fue tras la caída de una bomba durante la Guerra Civil, en el siglo XX, cuando se volvió a descubrir y se restauró una parte afectada (de manera no muy afortunada, con imágenes modernas que constituyen un anacronismo).

Pero por suerte el falso techo conservó las pinturas mudéjares a salvo. Las podemos contemplar bien de cerca ya que en la década de 1950 se construyó una escalera y unas plataformas laterales que nos acercan al techo.

Los detalles de la Capilla Sixtina del mudéjar

Es una techumbre de madera en la que hallamos motivos históricos, religiosos, costumbristas… Aparecen representados oficiales, artesanos, personajes históricos, seres fantásticos… Toda una galería de tipos humanos y una extensa variedad en la imaginería pictórica, también figuras de animales junto a fragmentos del Ave María en letras góticas…

La guía va explicando muchos detalles del hipnótico techo que tenemos casi casi al alcance de la mano, una lástima no haber escuchado la explicación desde el principio, y que no permitieran hacer fotos para haber documentado mejor cada imagen, cada relieve, cada color, cada letra.

Es el gran valor arquitectónico y pictórico de esta singular techumbre de la Catedral de Santa María de Teruel la que le ha valido el sobrenombre de “Capilla Sixtina” del mudéjar. Sin duda recomiendo su visita y la contemplación de cada rico detalle que nos traslada a otra época de una preciosa fusión de culturas.

Además podemos fijarnos en la decoración de yeserías a base de lazo de tradición mudéjar que cubre la cúpula de la Capilla de los Santos Reyes, reminiscencia de este estilo muy utilizada en los siglos XVI al XVIII en bóvedas y arcos.

Los horarios para visitar la Catedral son de lunes a sábado de 11.00 a 14.00 h. y de 16.00 a 20.00 horas; domingos, de 16.00 a 20.00 horas (todos los días hasta las 19 horas en invierno). La entrada conjunta a la Catedral de Teruel y el Museo Diocesano cuesta 3 euros (reducida 2 euros; gratuita para niños menores de 7 años).

Y si bien no podemos esperar exactamente una obra de las dimensiones de la Capilla Sixtina, ni una autoría tan universal, sí que es comparable en cuanto que se trata de una muestra excepcional de arte religioso y, en este caso, una fusión deliciosa de culturas, una impronta de origen musulmán en un templo cristiano, un ejemplo difícil de encontrar a lo largo de la historia en el mundo. ¿O es que lo habremos olvidado?

Más información: Aragón Mudéjar
Leído en: Diario del Viajero