Entradas de la etiqueta: Polonia

10 destinos famosos por sus colores

Dice el refrán que “para gustos están los colores”. Algo parecido debieron pensar los habitantes y vecinos de los 10 lugares que os vamos a presentar. Y es que la variedad de colores con los que se pueden pintar las ciudades son realmente muchas, pero hace falta ingenio, creatividad y sobre todo mucha imaginación para que una localidad sea una de las más coloridas del planeta. 

Hoy te ofrecemos unas fotos dignas de postal, para que dejes volar tu imaginación y des un capricho a tus ojos.

Leer más »

7 lugares imprescindibles para visitar en Polonia

Plaza Grzybowski, Varsovia (Adam Smok / Flickr)

Plaza Grzybowski, Varsovia (Adam Smok / Flickr)

La tierra de Fréderic Chopin, Nicolás Copérnico, Marie Curie o Karol Wojtyla entre otros ha sido históricamente una nación muy castigada con varias y crueles ocupaciones. Aún con recuerdos bastante dolorosos de unos capítulos no tan lejanos, es un país con una economía que empieza a despuntar, con el sector turístico como un buen abanderado.

La lista de sitios que habría que visitar sería muy larga, aunque aquí solamente traemos algunos de los imprescindibles.

Leer más »

8 ideas para un viaje a Varsovia

¿Qué ver y hacer en Varsovia? Te hacemos 8 sugerencias para tu viaje a la capital polaca, uno de los destinos más interesantes del Viejo Continente. Si no vas en un viaje organizado, puedes encontrar vuelos baratos a Varsovia con las aerolíneas de bajo coste Vueling o Norwegian. LOT, la aerolínea nacional de Polonia también opera vuelos desde España a la capital polaca.

Qué ver y hacer en Varsovia

Visitar el Museo Nacional

El Museo Nacional es el museo más importante de Polonia y una etapa imprescindible para descubrir la historia, la cultura y el arte del país. Para los viajeros con menos presupuesto, la entrada es gratuita todos los martes de la semana.

Leer más »

Polonia, Portugal, Islandia, Tortosa…. [Boletín n.º 33]

Navartur

 

Qué ver en Tortosa

Qué ver en Tortosa

La historia de Tortosa nos cuenta que desde siempre tuvo un papel protagónico en su comarca. Antigua capital íbera y centro de gran importancia durante el período romano (llamada Dertosa). Durante la ocupasión árabe se la conocía como Turtusha.

Leer [+]

Islandia en una semana

Islandia en una semana

Siento decir que una semana para viajar por Islandia no es suficiente, 12 o 15 días, en cambio, sería lo óptimo.  Los que disponen de pocos días en Islandia, tienen una ventaja en verano y es que ¡no se hace de noche! Por eso pueden viajar por la isla durante todo el día sin preocuparse por la luz.

Leer [+]


¡Suscríbete al boletín! Es muy sencillo: dinos tu nombre y tu correo electrónico, acepta la política de privacidad y pulsa en el botón de suscripción.

Polonia en tres ciudades

Polonia es algo así como el Ave Fénix, siempre resurgiendo de sus cenizas. Pueblo luchador como pocos. Ni haber sido el sparring de una crudísima II Guerra Mundial ha logrado robar una pizca de la forma y el fondo de sus pueblos y ciudades, de los callejones y catedrales con encanto medieval que se pusieron en pie de nuevo tras quedar asolados. Por eso viajar a Polonia es tomar energías, aspirar aire fresco y mirar hacia adelante, pero con el pasado siempre en el retrovisor. Conocerla es comprenderla y, por ende, quererla.

Un buen ejercicio para saber más sobre Polonia es recorrer su espina dorsal, de arriba abajo y de abajo arriba, visitando sus tres ciudades más emblemáticas: Cracovia, Varsovia y Gdansk. Y atravesando unos campos perennemente verdes salvo cuando en invierno se tiñe absolutamente todo de blanco y Polonia se convierte en una postal de Navidad de sí misma.

Cracovia, la Praga polaca

Es difícil no caer rendido a los pies de Cracovia, la ciudad bañada por el Vístula (Wisla en polaco). Aunque Varsovia es la capital del país, en el corazón de todos los polacos está Cracovia o Krakow, que fuera el centro político, religioso y cultural durante muchos siglos. Gran parte de su entramado y sus construcciones históricas se conservan, lo que hace que su casco viejo, Stare Miasto, sea ideal para pasear y hacerse una idea de cómo era la Polonia de entonces.

La Plaza del Mercado (Rynek Główny) está considerada como la plaza medieval de mayor tamaño en Europa (supera los 40.000 m²), y suele ser el punto de partida para las rutas que se hacen por la ciudad. La plaza es ell punto más concurrido de Cracovia, sin discusión, y tiene como iconos a la Basílica de Santa María (curiosamente con dos torres que no son iguales), la torre del reloj que se conserva del antiguo Ayuntamiento (y donde se puede subir) y la tan característica Sukiennice o Lonja, superviviente comercial de otros siglos y donde aún la gente acude a hacer sus compras.

Desde la Plaza, y tomando la calle Grodzka, una de las más interesantes de la ciudad, estaremos haciendo lo mismo que los altos dignatarios de antaño, que siempre llegaban al castillo y a la catedral, en la colina de Wawel, utilizando dicho camino. Es apenas un recorrido de un kilómetro, que mucha gente hace en carruaje, y que termina en el bastión histórico, político y religioso tanto de la ciudad como de Polonia.

Auschwitz, la visita imprescindible

Desde Cracovia uno de los pasos necesarios para comprender la historia polaca durante la II Guerra Mundial es realizar un viaje con el corazón a los barracones del campo de concentración de Auschwitz, testigo vivo de una de las mayores masacres y desatinos de la Historia. Es una visita dura, pero necesaria, porque no se debe olvidar lo que allí ocurrió.

Varsovia, una ciudad despierta y alegre

La capital de Polonia desde 1596 se llevó la peor parte durante la II Guerra Mundial, su casco histórico (Stare Miasto) fue abatido con contundencia por bombardeos e incendios. La ciudad se convirtió en un amasijo de ladrillo y siluetas devoradas por el fuego y la metralla.

Pero desde entonces se inició paulatinamente una de las mejores labores de reconstrucción que se recuerdan. Con la minuciosidad de un relojero, se volvieron a levantar casas, iglesias y rincones que se pensaban olvidados tras las llamas. Año tras años, década tras década, Varsovia resurgió de las brasas de la contienda y se convirtió en una ciudad realmente interesante para visitar, con su pasado recompuesto por el tino de los mejores restauradores, y con un futuro glorioso.

Porque Varsovia es moderna, agitada y repleta de actividades culturales. Y es que ha sabido subirse a los nuevos tiempos sin dejar atrás su historia.

Su Plaza del Mercado (Rynek Starego Miasta) es hermosísima y la mejor muestra de los trabajos de restauración tan bien hechos. La sirena, símbolo de la ciudad y situada en el centro de la misma, se alza tal cual lo lleva haciendo toda esa gente orgullosa del lugar en el que nacieron.

Alrededor de una muralla conservada en parte se agrupa una colmena de pequeñas casas gran colorido. Realmente interesante es una vieja barbacana que nos recuerda la fortificación que en su día tuvo.

Para los interesados en conocer la Historia reciente de Varsovia, Polonia y la II Guerra Mundial recomiendo visitar el Museo del Levantamiento, rendir homenaje en lo que queda del muro del ghetto de Varsovia y la prisión de Pawiak construida por los rusos y gestionada sanguinariamente por la Gestapo entre 1939 y 1945.

Pero Varsovia también es Chopin, su heredero y superiviente Władek” Szpilman, o la genialidad de Marie Curie… ¡Hay mucho más allá que salir a descubrir por uno mismo!

Gdansk, la perla del Báltico

No me cuesta reconocer que Gdansk es mi ciudad preferida de Polonia, y es que creo que sólo con recorrer la calle Dluga, flanqueada por elegantísimas fachadas, merece la pena ir una y otra vez a esta sublime salida al Báltico que poco o nada tiene que envidiar a cualquiera de las joyas bálticas situadas en Dinamarca, Suecia, Estonia o Letonia… La antigua ciudad libre de Danzig, que nos es familiar por el ataque de las tropas nazis, ha cicatrizado sus heridas engalanando sus edificios para ser tal cual fueron… o mejor.

El paseo del muelle, con una de las mejores y más antiguas grúas que se conservan, es un icono de Gdansk. Y subirse a los torreones de iglesias o del edificio municipal uno de los deberes que tiene todo viajero que ponga sus pies en la ciudad. Ya si eso después, a dos pasos, quedarán las playas de Sopot para recuperarse del esfuerzo.

Polonia es, con todo merecimiento, uno de los destinos más apetecibles de Europa. Y ciudades como Gdansk, Cracovia o Varsovia, una buena manera de empezar a recorrer el país.

Leído en Kilometraje ilimitado

Varsovia, espíritu combativo

Varsovia, Polonia

Se acostumbra a definir a Varsovia como una capital heroica y mártir, aunque lo cierto es que esta ciudad polaca es una superviviente nata, que resurge con orgullo y valores nuevos tras cada revés histórico.

La capital de Polonia es un conglomerado de contrastes y de huellas dejadas por una historia poco generosa, que en más de una ocasión la ha dejado reducida a escombros. En su paisaje urbano conviven edificios históricos perfectamente restaurados con bloques de cemento de la era comunista y con modernas construcciones de cristal y acero.

Al menos se necesitan tres días para conocer lo más importante de Varsovia. El centro urbano se asienta en la margen izquierda del Vístula. Aunque los barrios históricos se encuentran al norte del río, entre Miodowa y Solidarnosci.

El Camino Real (Trakt Królewski) es una ruta jalonada de mansiones ajardinadas del siglo XVIII, iglesias y estatuas. De norte a sur y a lo largo de cuatro kilómetros discurre desde la Ciudad Vieja a través de Krakowskie Przedmiescie, Nowy Swiat y al. Ujazdowskie hasta el Parque Lazienki, los jardines reales y el Palacio Wilanów. Recibe su nombre porque era el camino que realizaban los monarcas desde su residencia oficial en el Castillo Real hasta su residencia de verano en el palacio de Lazienki.

Desde Ocholeguas.com nos dan la oportunidad de realizar un viaje único a través de la pantalla del ordenador, tableta o móvil. Haciendo clic en la imagen inferior podrás comprobar cómo se despliega ante tus ojos una impresionante panorámica interactiva de 360 grados.

Varsovia en 360ºCon la única ayuda del ratón, puedes meterte en la imagen, deambular a tus anchas, elegir qué quieres ver, a dónde quieres ir, si dirigir la mirada a la derecha, a la izquierda, hacia arriba…

Y desde esta panorámica principal podrás navegar por ocho rincones mágicos de Varsovia pinchando en las miniaturas situadas en la parte inferior de la pantalla.

¿Has visitado Varsovia? ¿Qué te sugiere?

Europa desconocida

Seis ciudades europeas que aún no has visitado

Vista nocturna de Varsovia, Polonia

Hay vida más allá de las grandes capitales de Europa: un sinfín de ciudades encantadoras y fascinantes te está esperando fuera de las rutas turísticas más tradicionales. ¿Quieres conocerlas? Sigue leyendo.

Liubliana (Eslovenia)

Conocida como la ‘Nueva Praga’, Liubliana es una pequeña y encantadora ciudad de medio millón de habitantes en la zona central de Eslovenia. Su castillo, erigido sobre una colina, es el principal sello de identidad de esta ciudad monumental, de arquitectura similar a otras capitales como Viena o las ciudades escandinavas.

No te pierdas los cinco puentes que atraviesan el río Ljubljanika, en especial el Puente del Dragón, y piérdete por las callejuelas del centro histórico. Debido a su pequeño tamaño, es ideal para recorrerla en bicicleta o a pie, pero es una ciudad cosmopolita y abierta, con una gran oferta cultural y de ocio que bien merece una visita.

Glasgow (Reino Unido)

Glasgow es la tercera más visitada del Reino Unido tras Londres y Edimburgo, y dispone de todo lo necesario para una escapada de lujo: desde un sinfín de museos y galerías hasta las mejores zonas comerciales para no parar de comprar.

La llamada ‘Style Mile‘ es el centro neurálgico de las compras más chic, y en ella podrás encontrar algunas de las mejores firmas británicas e internacionales.

Si te apasiona la música, has llegado al lugar adecuado: Glasgow fue nombrada Ciudad de la Música de la Unesco en 2008, y es que esta ciudad es cuna de artistas de la talla de Mark Knopfler o grupos como Texas, Franz Ferdinand o Glasvegas.

Pero, sobre todo, no olvides disfrutar de una buena pinta de cerveza en alguno de sus pubs locales: es toda una tradición.

La Valeta (Malta)

La capital de Malta es una agradable ciudad de aire italiano que sorprende por su monumentalidad, no obstante está reconocida como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

A pesar de su reducido tamaño (es la capital europea más pequeña, con una población de unos 6.000 habitantes), aquí hay muchas cosas por hacer: disfrutar de su espectacular arquitectura barroca, sus impresionantes fortalezas, sus delicados jardines…

No te pierdas la Catredal de St. John, cuya capilla fue pintada por Caravaggio, ni el Gran Palacio del Maestro, una espectacular edificación renacentista que hoy alberga la Presidencia de la República de Malta y el Museo de Bellas Artes.

Varsovia (Polonia)

La capital polaca, con aproximadamente 1.700.000 habitantes, es una agradable metrópoli en la que tradición y modernidad se dan la mano.

Varsovia es una ciudad universitaria y joven, lo que la convierte en un animado punto de encuentro. No puedes perderte su centro histórico, reminiscencias del pasado soviético como el Palacio de Cultura, construido por Stalin, o una representación de ópera o ballet en el espectacular teatro Wielki.

Y si lo tuyo es trasnochar, ésta es una ciudad que invita a ello: acércate hasta la zona de Nowy Świat, calle comercial por excelencia pero también llena de cafeterías y bares con encanto.

Vilna (Lituania)

Vilna, capital de Lituania, posee uno de los cascos históricos medievales mejor conservados de Europa, distinguido como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Esta ciudad báltica de medio millón de habitantes posee un sinfín de museos que visitar, entre los que destaca el Museo de las Víctimas del Genocidio, ubicado en las antiguas oficinas generales de la KGB durante la ocupación soviética.

La catedral de Vilna es también uno de los monumentos obligados, gracias a su arquitectura peculiar y el gran número de obras de arte que alberga en su interior. Para pasear, el Parque Europa, de más de 55 hectáreas, es un destino agradable en el que disfrutar además de su museo de esculturas al aire libre.

Gerona (España)

Tan cercana y a la vez tan desconocida: la ciudad de Gerona posee un espectacular casco histórico que merece la pena ser descubierto. Visita su muralla carolingia, el barrio judío, su monumental catedral… Disfruta de la vista sobre el río Onyar, con sus casas pintadas de colores o, simplemente, deambula por sus mágicas calles y descubre locales sorprendentes.

Además, su situación privilegiada sirve como punto de partida perfecto para organizar una excursión a las bonitas localidades de la Costa Brava.

Leído en Elle

Cracovia, Serbia y mucho más [Boletín n.º 15]

Navartur

 

Éxito de Navartur 2013

Éxito rotundo de Navartur 2013

28.981 personas han visitado NAVARTUR el pasado fin de semana en Baluarte; un éxito rotundo ya que supone un incremento de un 15% respecto a la edición anterior en 2012, cifras que avalan la apuesta por Pamplona y Navarra.

Navartur se ha  posicionado como la feria de referencia para el sector del turismo en el Norte de España. Una cita obligada.

Leer [+]
Serbia, un destino asequible

Serbia, un destino asequible

Serbia apuesta por tener precios asequiblescomo carta de presentación para este año 2013. La competitividad de sus servicios y productos constituye una de sus principales ventajas competitivas.

Con una de las relaciones calidad/precio más sólidas dentro de Europa, Serbia se perfila como un destino óptimo para épocas de crisis.

Aquí te presentamos algunos lujos asequibles en Serbia.

Leer [+]

Cracovia, Polonia

Cracovia en inviernoLa primera impresión que alguien se puede llevar a su llegada a Cracovia, sobre todo si es en coche, es que se trata de una ciudad de aspecto gris, con grandes bloques de viviendas característicos del régimen comunista. Pero una vez que nos adentramos en su casco histórico y aterrizamos en la Plaza medieval más grande de Europa, Rynek Glowny, nos damos cuenta que las primeras impresiones no son siempre las correctas.

Cracovia es una ciudad espectacular. Su casco histórico destaca por su enorme plaza medieval, llena de terrazas perfectamente ordenadas, coloridas y repletas de turistas. Se percibe armonía en todo el entorno.  En el noreste de la plaza se encuentra la basílica de la Asunción de Nuestra Señora o Mariacki. Desde una de sus dos torres se da el hejnal, un toque de corneta a cada hora, de día y de noche.

Saliendo del casco histórico y de camino al barrio judío, corona la ciudad la catedral y castillo Wawel. Todo un espectáculo con vistas a la ciudad y al río Vistula.

Pero si algo me ha sorprendido es el barrio de Kazimierz. Zona de la ciudad compartida por católicos y judíos, en ella se encuentra el cementerio judío y la sinagoga. Sus calles y edificios, en proceso de restauración, parecen recordarte en todo momento su historia reciente.

Son visibles los estragos de la II Guerra Mundial, pero esto ha dado paso a un barrio poblado de gente joven, con pequeños hoteles y hostales de primer orden. Con plazas llenas de bares y cafeterías y con muchísimo ambiente por la noche. Un aire bohemio que te captura y hace de esta parte de la ciudad un lugar especial al que el turista habitual no llega.

Cracovia es una de las ciudades europeas que se debe tener en la agenda.

Leído en El Viajero Experto