En ruta por los faros de Mallorca

Faro Formentor - Mallorca

Los faros son un elemento costero inconfundible cargados de gran romanticismo y, en muchos casos, de gran valor histórico y cultural.

En el pasado, sus potentes lámparas y su luz servían como guías para los barcos en la navegación nocturna, y puntos de referencia en la diurna. Su funcionamiento era imprescindible para facilitar la navegación y situar a los marinos.

Hoy en día, con las nuevas tecnologías al servicio de modernos sistemas de navegación vía radio y satélite, en la mayoría de los casos han perdido su función tradicional, aunque mantienen su carácter simbólico.

Mallorca, como isla que es en una situación estratégica dentro del Mediterráneo y, por lo tanto, como lugar de paso de muchas rutas marítimas desde tiempos inmemoriales, está salpicada de faros en su costa.

De hecho, hay algunos faros que son joyas en sí mismos. Empezando por el de Portopí en Palma, el tercer faro en funcionamiento más antiguo del mundo, después de la torre de Hércules en la Coruña y la “Lanterna” de Génova. En su interior está instalada una exposición permanente de señales marítimas, que puede visitarse mediante cita previa.

Otro faro de obligada visita en Mallorca es el de Formentor. Sin duda, uno de los enclaves más impresionantes de todas las Baleares, con una estrecha península de 12 kilómetros de largo y unos tres de ancho situada en el extremo norte de Mallorca, dentro del municipio de Pollensa.

Pero estos no son los únicos faros singulares, ya que nos encontramos hasta 14 faros por toda la costa mallorquina. El de la Creu de Sóller, situado en el Puerto de Sóller, además de dar entrada a la bahía que conforma el pueblo, tiene la singularidad de haber sido el primero en electrificarse de toda Baleares, en enero de 1918. El faro de Portocolom, en la Punta de Ses Crestes, da paso a uno de los puertos naturales con más encanto de Mallorca, que además guarda en su historia una larga tradición marinera. El faro de Cala Figuera, por su parte, es el único cuyos destellos se pueden ver desde el avión cuando se llega de noche a la isla, gracias a su linterna aeromarítima.

En conjunto, una ruta por los faros de Mallorca es una opción diferente de conocer el peso histórico y geoestratégico que ha tenido esta isla a lo largo de los siglos.

Leído en Fincaturismo.com

Añade un comentario

Tu correo electrónico nunca será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*