En autocaravana por la Occitania francesa

Montauban, Francia

Montauban

Viajar en autocaravana te da una libertad de exploración que no puedes conseguir de ninguna otra manera. Ser un caracol y llevar la casa a cuestas te permite una gran independencia a la hora de disfrutar de paisajes, naturaleza e intentar sacar el máximo partido a un destino. Francia es una gran opción para viajar de esta manera ya que acumula más de un tercio del total de los campings habilitados para autocaravanas en Europa, con más de 10.000.

Comprar un vehículo de estas características suele resultar bastante caro y sale mejor alquilarlo si no lo le vas a dar un uso muy frecuente. En páginas como Campanda podrás comparar más de 25.000 caravanas y autocaravanas de todo tipo en más de 30 países, siendo sus puntos más fuertes el hecho de poder conseguir el mejor precio en el mercado y brindar un servicio de atención al cliente en español, sea cual sea el país en el que se realice el alquiler.

Siendo Francia el mejor país europeo para viajar de este modo os voy a proponer una excelente ruta que incluye bonitos paisajes, viñedos, historia, arquitectura milenaria y una sabrosa gastronomía. Poco más se le puede pedir a un viaje.

Os presentamos un precioso viaje de tres días por el departamento de Tarn-et-Garonne, en la región francesa del Mediodía, la antigua Occitania.

Primera Etapa: Toulouse – Montauban, 54 km

Tras recoger el vehículo alquilado en Toulouse, pusimos rumbo a la capital de la región del Tarn, Montauban.

Esta pequeña ciudad de no más de 60.000 habitantes es conocida como la ciudad rosada debido a que la mayoría de las fachadas de sus edificios monumentales del centro histórico están hechas con ladrillos de ese color.

La iglesia de Saint Jacques y la Catedral de Notre-Dame de L’Assomption son los dos monumentos religiosos más importantes del Montauban y simbolizan el enfrentamiento de los rebeldes y las tropas monárquicas. Aún se puede apreciar la huella dejada por los cañonazos de las tropas de Luis XIII durante el sitio de la ciudad. Su sucesor, Luis XIV, ordenó construir la catedral en piedra blanca para afrentar así a la ciudad rebelde.

El museo Ingres merece la pena una visita. Allí podrás contemplar las pinturas de Jean Auguste Dominique Ingres, la personalidad más importante nacida en Montauban, y las esculturas de Antoine Bourdelle y otros artistas.

Pasea tranquilamente por las estrechas calles del centro histórico hasta desembocar en la emblemática Place Nationale y contempla el atardecer sobre el Puente Viejo, cuyas piedras han soportado el paso del tiempo y las guerras desde el siglo XIV.

Seguir leyendo…

Añade un comentario

Tu correo electrónico nunca será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

*