10 sugerencias para disfrutar de una escapada a Santander

Santander es, sin duda, una de las ciudades más bonitas de la cornisa cantábrica en España, la cual alcanza su cenit turístico en la época de verano. Pero la capital de Cantabria es un lugar ideal para visitar en cualquier época del año. Para cuando vayas, a continuación te destacamos rincones para ver en Santander.

Pasear por el Sardinero y sus playas

La zona del Sardinero es la más frecuentada por los visitantes de Santander gracias al atractivo de sus playas y a su ambiente señorial.

Pero dichas playas no solo ideales para bañarse en verano, sino también para pasear en cualquier época del año.

El paseo lo puedes dar por su arenal a orillas del mar, o por el paseo marítimo que une las dos playas del Sardinero, con los agradables jardines de Piquío como nexo de unión de ambas.

Si aún no la conoces, te adelanto que la zona del Sardinero es quizás la más bonita de la ciudad de Santander, donde encontrarás históricos hoteles, como el hotel Real, o el Gran Casino, que acaba de cumplir cien años.

Y también por las numerosas mansiones palaciegas que se distribuyen por la zona residencial, como la Quinta de los Pinares o la Casa Pardo.

Visitar el palacio de la Magdalena

Pasear por la zona del Sardinero en Santander es una invitación a visitar el que es, quizás, el edificio más emblemático de la ciudad, el palacio de la Magdalena.

Asentado en la boscosa península del mismo nombre, se trata del palacio que el ayuntamiento de la ciudad regaló a los reyes Alfonso XIII y Victoria Eugenia con motivo de su boda en el año 1906.

A partir de entonces, y hasta 1930, Santander se convirtió en residencia veraniega para los reyes.

Propiedad del ayuntamiento desde 1977, en la actualidad el palacio de la Magdalena alberga los cursos de verano de la Universidad Menéndez Pelayo, así como congresos y otros eventos.

El palacio lo puedes recorrer en visitas guiadas que te llevan a conocer sus más destacadas estancias, como la Sala de Alfonso XIII, el Comedor de Gala, el Hall Real o el Salón de la Familia.

Faro Cabo Mayor y parque Mataleñas

Tu visita de la zona del Sardinero está incompleta si no la terminas llegando al Faro del Cabo Mayor.

Además de ser un lugar desde donde tendrás buenas vistas panorámicas de los acantilados y zona costera que se abre desde la Bahía de Santander, en su interior podrás ver un centro de arte con obras artísticas y objetos relacionados con los faros, así como la colección particular del artista Eduardo Sanz.

Entre la segunda playa del Sardinero y el faro se extiende el parque de Mataleñas, unos jardines cedidos al ayuntamiento a principios del siglo XX,

Además de una playa, más bien una cala, en Mataleñas encuentras un campo de golf municipal, del cual podrás disfrutar si eres aficionado a este deporte.

Playa de La Maruca

Regresando del faro puedes acercarte a uno de los rincones menos conocidos de Santander, el cual muestra su imagen más rural.

Se trata de La Maruca, una playa y un pequeño puerto que se encuentra en la zona costera más al norte de la ciudad, y que se puede visitar en cualquier época del año.

Cuando estás en La Maruca te sientes trasladado a uno de los pequeños pueblos costeros de Cantabria… pero en realidad se trata de un barrio del municipio de Santander.

Por su situación en la entrada de la bahía, esta zona en el pasado tuvo un uso militar.

Así, junto a lo que fuera una antigua batería de mediados del siglo XVII ahora se ubica el Centro de Interpretación del Litoral, donde encontrarás paneles con información sobre paisajes, la flora, la fauna y otras faceta de esta zona costera.

Si eres aficionado al senderismo, te diré que hay una senda que discurre a orillas del mar desde el Faro del Cabo Mayor hasta La Maruca, y que de seguirla te llevaría hasta Liencres, ya fuera del municipio.

Si la haces completa serían más de once kilómetros y tres horas de caminata.

Catedral de Santander

Sin duda la época otoñal invita a descubrir la vertiente más cultural de Santander, menos conocida por estar eclipsada por el atractivo de la cara más veraniega que representa El Sardinero y sus playas.

De entrada te sugiero que visites la catedral de Santander, donde descubrirás la curiosa historia medieval de la ciudad, la cual en el siglo XII era una muy pequeña población costera de apenas 200 habitantes.

Por entonces en el Cerro de Somorrostro surgió la denominada Puebla Vieja, conjunto de edificios entre los que se encontraba una abadía, origen del actual edificio catedralicio.

Santander pasó a tener catedral cuando en el siglo XVIII fue declarada como tal la principal parroquia de la ciudad.

Cuando la visites verás que tiene una muy curiosa configuración de dos iglesias superpuestas.

En la parte baja, la original del siglo XII, ahora conocida como iglesia de Cristo, y en la parte superior, la Catedral-Basílica de Santander, de estilo gótico y terminada de construir en el siglo XIV.

Anillo cultural

¿Sabías que Santander cuenta con un anillo cultural que en solo 500 metros de radio permite visitar siete espacios expositivos y recorrer un una ruta cultural?

Efectivamente, en la zona más céntrica de la ciudad, en torno a los Jardines de Pereda, la plaza Porticada y la plaza de la Catedral, puedes visitar diversos centros de interpretación que te permitirán profundizar en la historia de la ciudad.

Te quiero destacar la visita de los restos de la muralla medieval bajo el suelo de la plaza Porticada o la ruta cultura del histórico incendio de Santander acontecido en 1941, que tanto ha marcado el posterior desarrollo urbano del centro de la ciudad.

Centro Botín y Jardines de Pereda

También formando parte del citado anillo cultural, en los Jardines de Pereda, un símbolo de la ciudad que ocupa terrenos que en el pasado fueron ganados al mar, puedes ver el denominado Centro de Arte Botín.

Se trata de una gran edificio, que ha marcado un antes y un después para la vertiente cultural de Santander.

El diseño del Centro Botín muestra dos grandes volúmenes que se unen por pasarelas y espacios abiertos y pasarelas.

En su interior destaca una sala de exposiciones de 2.500 metros cuadrados, y en el exterior una terraza desde la que se verán panorámicas de Santander y su bahía.

En el Centro Botín se presentan exposiciones artísticas internacionales y también se llevan a cabo talleres de formación.

Museos de Santander

Santander también es una ciudad de museos, y tienes varias opciones para visitar si la climatología más otoñal se hace presente.

En primer lugar, el MAS, museo de Arte Moderno y Contemporáneo de Santander y Cantabria, de entrada gratuita, donde entre obras contemporáneas también puedes ver muestras de otras épocas, como el Retrato de Fernando VII realizado por Goya.

Por otro lado, en la ciudad cuna del filólogo Menéndez Pelayo no puede faltar un museo dedicado a su figura, la Casa-Museo de Menéndez Pelayo, también de acceso gratuito.

Y junto a ella, la Biblioteca Menéndez Pelayo donde se conservan más de 42.000 libros de su legado bibliográfico.

La historia de Santander la puedes conocer en el centro de interpretación que hay en la torre campanario de la catedral.

Y en el MUPAC, museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria encuentras una gran colección de objetos desde el Paleolítico hasta la Edad Media.

Crucero en barco por la bahía

Otro de los grandes atractivos que tiene una visita a Santander es disfrutar de un crucero por la bahía, si bien en otoño e invierno no están operativos los barcos que prestan este servicio.

Eso sí, siempre tienes la opción de embarcarte en la ruta marítima que une Santander con Pedreña y Somo, pequeños pueblos situados al otro lado de la bahía, que está operativa durante todo el año.

Luego, en Semana Santa y en los meses de abril a octubre, ya puedes hacer el citado crucero por la Bahía de Santander de una hora de duración, que sale desde el dique de Gamazo, junto al palacio de Festivales de Cantabria.

En dicho crucero verás bonitas panorámicas del Puertochico, la península de la Magdalena, las playas del Sardinero y, antes de regresar al puerto, llegarás al paraje natural de la isla de Mouro.

Asimismo de mayo a septiembre también tendrás la opción del barco que cruza al Puntal de la playa de Somo.

Leído en Guías Viajar

Añade un comentario

Tu correo electrónico nunca será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*