Archivos del mes: agosto 2015

Cantabria al completo

Recorremos la comunidad autónoma de principio a fin, con paradas obligadas en su rico patrimonio arquitectónico, su naturaleza, su gastronomía, sus reservas de surf, sus pueblos marineros y hasta sus ermitas rupestres. Pontee cómodo y atento a todas las bondades de la comunidad cántabra, recogidas en estas ocho sugerencias imprescindibles.

1. Parque de la Naturaleza de Cabárceno

A 17 kilómetros de Santander se asienta el Parque de la Naturaleza de Cabárceno, un hogar para más de mil animales de un centenar de especies de los cinco continentes. Posee un espectacular paisaje kárstico donde conviven en semilibertad rinocerontes, hipopótamos, avestruces, camellos, tigres, cebras…, con espacios para que los animales puedan vivir del modo más aproximado a su hábitat de origen (sólo el recinto de elefantes tiene las mismas dimensiones que el zoo de Madrid).

Leer más »

En barca por las entrañas de la tierra

No es un gondolero y no estás en Venecia, pero el hombre maneja la pertiga con pericia para hacer avanzar la barca con un chapoteo tranquilo. A tu alrededor se cierran las paredes de roca, sobrias, sólidas, milenarias.

En las grutas de San José, en la Vall d’Uixó, no hay edificios renacentistas pero sí caprichosas estalactitas que cuelgan del techo, estrechos pasadizos, bóvedas de piedra de más de 12 metros de altura, un juego de luces y sombras que dan solemnidad a la visita.

Leer más »

Hoteles cercanos sorprendentes

Experiencias insólitas y cercanas como dormir en un iglú, en una plaza de toros o en un carromato de circo. Estas son algunas formas de descubrir nuevos modos de disfrutar de escapadas y que os traemos hoy. Creatividad al servicio de los turistas y viajeros.

Un hotel dentro del cirdo: Circo Museo Raluy (Tarragona)

Dormir en un auténtico carromato de circo y disfrutar del mayor espectáculo del mundo es lo que propone este hotel con ruedas que encontramos en Aldea (Tarragona). Luis y Carlos Raluy, hermanos y propietarios de este circo, permiten al huésped y al visitante sentir la magia de estos carruajes que en si mismos son una obra de arte única. Todos ellos han sufrido una minuciosa restauración para apreciar el talento artesanal de los carpinteros y pintores que construyeron estas piezas andantes entre los siglos XIX y XX en países como Alemania, Inglaterra o Rumanía.

Leer más »

San Pedro del Pinatar, placer mediterráneo

El Mar Menor, los molinos de sal, los pinares, los arenales… ¿Se te ocurre algo mejor para no hacer nada? También puedes darte un baño de lodo (te quedarás como nuevo) y visitar el Parque Regional de Salinas y Arenales de San Pedro del  Pinatar, el humedal más importante de la Región de Murcia. 

Ya no cuenta con los extensos bosques de pinos que le dieron nombre, ni con esa población de jabalíes que atraía a exclusivos cazadores, como Alfonso XI, pero San Pedro del Pinatar sigue siendo una de las localidades más envidiables de todo el litoral murciano. 

Leer más »

Birdwatching en Castilla y León

El “birdwatching” – la observación de aves – va cogiendo fuerza e interés entre aquellos que buscan una oferta de turismo diferente, más natural, didáctica y sostenible. Si aún no has practicado esta modalidad te diremos que tiene algo de especial y que no se comprende hasta que no se está en el medio natural, con tus binoculares y cámara fotográfica preparados y en absoluto silencio, mimetizado con los árboles o campos de cereal a la espera de que algún ave posen para ti. Un verdadero espectáculo cada vez más demandado por alemanes, franceses e ingleses que viajan a la península para avistar aves únicas en nuestro país.

Leer más »

Belgrado en un fin de semana: un buen plan

¿Qué ver y qué hacer en Belgrado? La capital de Serbia no es tan famosa como otras capitales europeas, indudablemente merece la pena, con la ventaja de que hay muchos menos turistas. Para que no te pierdas nada, aquí tienes un buen plan para pasar un estupendo finde en Belgrado.

La capital serbia ofrece 3 argumentos de peso a los viajeros: es económica, no está abarrotada de turistas y es indudablemente bella y divertida. Y por si fuera poco, Serbia es uno de los destinos del 2015 según Lonely Planet… ¿qué más necesitas?

Leer más »

Visitando Mar del Plata en Argentina

Si piensas viajar a Argentina, uno de los lugares que deberías visitar es Mar del Plata. Conocido como “Mardel”, esta es una de las capitales culturales de Argentina y cuenta con una historia literaria gracias a la editora Victoria Ocampo y a un activo calendario de eventos musicales, teatrales y de cine. En la actualidad, Mar del Plata no es un destino para la élite.

Los deportes acuáticos son la opción típica en Playa Popular, cuyo espigón de pesca se adentra en el Atlántico sur y donde los bañistas se sumergen en las cálidas aguas en verano. Aquí, hay un paseo marítimo que lleva al visitante por la restaurada Rambla Bristol, cuyo Casino Central es un impresionante edificio de ladrillo diseñado por el arquitecto Alejandro Bustillo.

Leer más »

Los pueblos medievales más bonitos de España

Besalú, GeronaUn recorrido por algunos de los pueblos españoles donde el tiempo parece haberse detenido en la época medieval. Un viaje al Medievo mejor conservado de nuestra geografía donde murallas, castillos, monasterios y palacios señoriales nos dejarán con la boca abierta.

Tosssa del Mar, Gerona

Una ciudad encantadora y pintoresca, con calles estrechas y empinadas, sus casitas centenarias de piedra, un castillo y una muralla que protegía a la población de los ataques de piratas, dada su ubicación sobre el mar en el litoral de la Costa Brava. Las vistas de la ciudad son impresionantes.

Besalú, Gerona

En Besalú la magia medieval nos sorprende en cada rincón. Sus muros de piedra aún están impregnados de la magia medieval que dieron origen a esta pequeña población de La Garrotxa, que vivió su época de gloria en tiempos del conde Bernat I, entre los siglos X y XI. Su puente de piedra sobre el río Fluviá es la tarjeta de visita de esta villa llena de encanto.

Albarracín, Teruel

Un pueblo medieval lleno de pasadizos que no puede faltar en la lista de los pueblos medievales más bonitos de España.

Construido sobre las faldas de una montaña y rodeado de un foso defensivo natural, su difícil orografía le otorga aún un mayor encanto. Su casco histórico se presenta como todo un reto para los viajeros que disfrutan caminando: escalitanas, callejuelas, pasadizos y muros irregulares forman el entramado de esta pequeña ciudad medieval con castillo incluido.

Aínsa, Huesca

Tierra de moros y cristianos, es otro pueblo encantador que nos transporta a épocas pasadas. Situado en las cercanís del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, Aínsa conserva un casco histórico medieval cuyos monumentos más destacables se erigen alrededor de la porticada Plaza Mayor. Cada dos años, el pueblo celebra la Fiesta de la Morisma que rememora la batalla entre moros y cristianos en el siglo VIII.

Peratallada, Gerona

Un pequeño pueblo con aspecto feudal del Medievo cuya historia está ligada indiscutiblemente a la época medieval. Tallado en la roca conserva el antiguo aspecto feudal del Medievo con calles estrechas y tortuosas llenas de fachadas románica y góticas, además de un castillo. Un pueblo lleno de encanto del que no nos podremos olvidar fácilmente.

Sigüenza, Guadalajara

Sigüenza alberga uno de los castillos medievales mejor conservados de España, hoy reconvertido en Parador Nacional. Instalado en una alcazaba árabe, esta imponente fortificación data del año 1.123 y sirvió como residencia a obispos, cardenales y reyes. Hoy podemos dormir en sus aposentos reales como si viajáramos a la Edad Media.

Ciutadella, Menorca

Menorca nos ofrece calles medievales y calas paradisiacas Esta isla esconde pequeños pueblos llenos de cultura e historia como Ciutadella, con un importante legado arquitectónico. Su centro histórico está formando por un conjunto de calles medievales en el que sobresalen numerosos palacios, iglesias y fortalezas bien conservadas. Como fin de la visita, la ciudad ofrece algunas de las mejores calas de la isla.

Santillana del Mar, Cantabria

Es conocida como “la villa de las tres mentiras”, pero se trata de uno de los pueblos más bonitos de España. Su origen nos lleva a la Alta Edad Media, en torno a la abadía de Santa Juliana. Es todo un placer pasear por sus calles adoquinadas flanqueadas por casonas y edificios medievales.

Ronda, Málaga

La ciudad de Ronda esconde tras su muralla numerosos vestigios de la época del Medievo: murallas, puertas y palacios de la época nazarí recuerdan el pasado de una de las ciudades más antiguas de nuestra geografía. La zona donde se encuentra la Puerta de Amocábar es el lugar donde más se palpa el espiritu medieval de las gentes que vivieron entre estos muros.

Puedes saber más y ver muchas más fotos en Traveler

El Danubio… en bicicleta

La ruta del Danubio en bicicleta en Austria, en sentido de Passau a Viena, es una de las rutas más atractivas en Europa para recorrer en bicicleta, tanto por su llanura, la cual es asequible hasta para principantes, como por su paisaje, historia y atracciones turísticas.

El Danubio, con sus 2.888 kilómetros es en longitud el segundo río más largo en Europa. Para su orientación, la ruta está marcada con señales en color verde y con el símbolo de la bicicleta.

Comienzo: en Passau, ciudad en la frontera alemana con Austria.
Longitud: 325 kilómetros hasta Viena.
Desnivel: 118 metros.

Recorrido

Es una ruta llana con un desnivel muy suave, y en un 90% cuenta con carril de bicicleta asfaltado libre de tráfico. Puedes pedalear a ambas orillas del Danubio, existiendo carril de bicicleta en la mayoría de la margen norte y sur del río.

Ideal para todos

Ideal para familias con niños a partir de 9 años, como para principiantes y todo tipo de ciclista dado su trayecto sencillo y llano, y con un descenso suave en dirección a Viena.

En Austria la ruta se extiende por tres regiones: la Alta Austria, la Baja Austria y Viena. A lo largo de ella encontrará abadías, monasterios, ruinas de castillos, huellas desde el románico al barroco, bellos paisajes , pequeños pueblos pintorescos y ciudades. La cercanía de las aguas del río invitan a pedalear disfrutando tranquilamente de los paisajes, sin prisas, descubriendo en cada etapa nuevos atractivos culturales.

La ruta romántica (www.romantikstrasse.at) se extiende por parte de este recorrido, y parte del Danubio, en algunas comarcas cobra su propio nombre: Studengau (en épocas antiguas era temido por los remolinos del río) Nibelungengau (de Ybbs y Melk, con la canción de los nibelungos), Wachau (de Melk a Krems, siendo patrimonio de la humanidad).

Podrás descubrir esta ruta con tu propia bicicleta ó con una bicicleta de alquiler de calidad (para adultos, para niños, incluso electrónicas). Encontrarás a lo largo del recorrido puntos de información sobre la ruta, talleres de reparación para la bicicleta, ferries que te llevarán a ti y su bicicleta a la otra orilla del Danubio, embarcaciones que harán de tu viaje un placer, donde podrás transportar tu bicicleta gratis y disfrutar del paisaje tranquilamente, piscinas donde refrescarse en el camino y todo tipo de alojamiento, desde pensiones, granjas hasta el hotel más confortable y con encanto, como optar el alojarse en un barco como punto fijo de pernoctación.

Podrás transportar tu bicicleta en el tren. Podrás optar bien pedalear el recorrido con todo tu equipaje, y buscar alojamiento en ruta, o bien recorrerlo de manera más organizada. Los especialistas te ofrecen paquetes a tu medida, entregándote todo tipo de información útil, tansportando tu equipaje de un lugar a otro para que resulte más cómodo, y tendrás tu alojamiento ya reservado.

La ruta está preparada para acoger a todo tipo de huesped. Tu marcas tu ritmo y la manera de recorrer el camino. Puedes recorrerlo en una semana, con una media de aproximadamente 50 kilómetros por día esta ruta, o bien tomarte más tiempo para disfrutar de todos sus atractivos, o bien combinar el pedaleo con paseos en barco. Y, porqué no después de llegar a tu meta en Viena, tomar un minicrucero de 2 días y re-recorrer el camino hasta Passau en la corriente contraria tranquilamente sentado a bordo de un barco.

¿Sri Lanka o Ceylan?

 

No sé si nunca me acostumbraré  a llamar Sri Lanka a ese país, que siempre he conocido como Ceylán y que, por fin, he descubierto hace unos días en un asombroso viaje, de punta a punta de la isla. Es verdad que lleva más de cuarenta años con ese  nuevo nombre que era uno de los  supuestamente mil que tenía antes de que llegasen los portugueses en 1505. Pero después de conocerlo de verdad, sigo apostando por esa antigua apelación que todavía aparece en los lugares más insospechados.

 

Hacía tiempo que no veía tantos elefantes, monos, docenas de aves diferentes, las especies de árboles más exóticas pero también un conjunto de monumentos apabullantes. No debe ser ninguna casualidad que hayan lanzado un perfume llamado Viaje a Ceylán, donde por cierto aparece un tren de vapor que todavía circula… Que el mejor té del mundo siga llevando su nombre, como lo hace una ginebra, un banco y seguro que otros muchos más productos que nos invitan a soñar.

 

Un estado de seducción en el que también interactuan las muchas especies con las que se relaciona la isla y muy en especial la canela o mejor dicho el cinnamon que no es sólo su apelación en inglés sino también su nombre oficial en el mundo de la botánica. Es una especie que durante muchos siglos sólo crecía  en ciertos rincones de Ceylan, convirtiendo a esta inusitada lágrima de la India, como también se la conoce por su situación geográfica y curiosa forma, en un lugar legendario, codiciado por todas las grandes potencias de varias generaciones.

 

Y puedo asegurar que el Ceylán  o el Sri Lanka -como prefiera cada uno- de 2015 no desilusiona en absoluto. Como decía Arthur C. Clarke (coguionista de “2001, Odisea en el espacio”) que vivió durante muchos años en su capital, quizás no destaca de forma extraordinaria por nada en particular pero no tarda en conquistarnos  por completo. Su poder de seducción debe estar relacionado con esa sorprendente combinación de paisajes, monumentos, fauna, cultura y  distintas poblaciones que conviven en un espacio relativamente reducido. Algo que la convierte en un lugar único y especial  que nos arrastra de inmediato, tan pronto como descubrimos esa densa vegetación en todas las tonalidades de verde imaginables que cubre la totalidad de la isla.

 

Y quien desee comenzar la experiencia incluso antes de poner pie en el Aeropuerto Bandaranaike, les recomiendo que utilicen Sri Lankan Airlines. No cuenta con la flota más moderna, ni mucho menos con la más lujosa pero esas carencias las compensa con un buen servicio, amabilidad, una oferta gastronómica  reveladora que nos ayuda a comenzar a distinguir las sutiles diferencias entre la cultura hindú y la singalesa pero sobre todo, por ofrecer el viaje más rápido desde España vía  Roma.

 

Después, al llegar, vale la pena seguir el rastro del Cinnamomum verum Zeilanicum o la verdadera canela. No tardaran en descubrir que mucho de lo mejor de Ceylán está relacionado con  esta especie que cambia y mejora  todo lo que toca. Así he descubierto que  se puede explorar el país desde un hidroavión de Cinnamon Air y que una de las cadenas hoteleras más singulares de Sri Lanka  ha relacionado sus propiedades de mayor categoría con el Cinnamon. Incluso se puede descubrir lo mejor del país  alojándose únicamente en Hoteles Cinnamon  como los dos que se encuentran en la capital,  o el Habarana Lodge  a muy poca distancia de esa maravilla que es Sigiriya, o el que se encuentra a dos pasos de Kandy  frente al Mahaweli, el río más largo y caudaloso del país .Terminando en el Wild Yala, a las puertas del Parque Nacional con mayor número de leopardos de Asia. Para luego completar el recorrido  a través de los Chaaya, más modestos  pero  que también reflejan la autenticidad de este destino que todavía está terminando de asimilar sus primeros años de paz, después de una larguísima guerra civil y de desastres como el descomunal tsunami que devastó gran parte de su costa hace  apenas diez años. Me he alojado en el de Habarana  Village  y el de Trincomalee  Blu  frente  a la que para muchos que conocen bien el país es la mejor playa de esta parte del mundo.

 

Les aseguro que es el momento de viajar a Sri Lanka para el que no la conozca y para el que la visitó en otra época, ya que tampoco la va a reconocer. Comiencen por su capital económica Colombo, que está en pleno cambio y desde allí  descubran el resto. Ya se puede visitar la totalidad del país a través de unas buenas carreteras construidas con ayuda de China, incluso las zonas más conflictivas en el lejano norte y noreste. Es cierto que  todavía hay mucho por hacer en lo que se refiere a tolerancia, libertad de expresión y democracia, en el sentido  más amplio de la palabra pero hay que empezar a acostumbrarse a que no hay situaciones perfectas en ninguna parte. Conformémonos disfrutando de una estabilidad que gran parte de la población parece agradecer. Para luego completar esta experiencia con unos días de completo descanso en algún hotel de las cercanas islas Maldivas  a donde también vuela Srilankan Airlines.

Leído y más fotos en Ocholeguas