Archivos del mes: junio 2013

Polonia en tres ciudades

Polonia es algo así como el Ave Fénix, siempre resurgiendo de sus cenizas. Pueblo luchador como pocos. Ni haber sido el sparring de una crudísima II Guerra Mundial ha logrado robar una pizca de la forma y el fondo de sus pueblos y ciudades, de los callejones y catedrales con encanto medieval que se pusieron en pie de nuevo tras quedar asolados. Por eso viajar a Polonia es tomar energías, aspirar aire fresco y mirar hacia adelante, pero con el pasado siempre en el retrovisor. Conocerla es comprenderla y, por ende, quererla.

Un buen ejercicio para saber más sobre Polonia es recorrer su espina dorsal, de arriba abajo y de abajo arriba, visitando sus tres ciudades más emblemáticas: Cracovia, Varsovia y Gdansk. Y atravesando unos campos perennemente verdes salvo cuando en invierno se tiñe absolutamente todo de blanco y Polonia se convierte en una postal de Navidad de sí misma.

Cracovia, la Praga polaca

Es difícil no caer rendido a los pies de Cracovia, la ciudad bañada por el Vístula (Wisla en polaco). Aunque Varsovia es la capital del país, en el corazón de todos los polacos está Cracovia o Krakow, que fuera el centro político, religioso y cultural durante muchos siglos. Gran parte de su entramado y sus construcciones históricas se conservan, lo que hace que su casco viejo, Stare Miasto, sea ideal para pasear y hacerse una idea de cómo era la Polonia de entonces.

La Plaza del Mercado (Rynek Główny) está considerada como la plaza medieval de mayor tamaño en Europa (supera los 40.000 m²), y suele ser el punto de partida para las rutas que se hacen por la ciudad. La plaza es ell punto más concurrido de Cracovia, sin discusión, y tiene como iconos a la Basílica de Santa María (curiosamente con dos torres que no son iguales), la torre del reloj que se conserva del antiguo Ayuntamiento (y donde se puede subir) y la tan característica Sukiennice o Lonja, superviviente comercial de otros siglos y donde aún la gente acude a hacer sus compras.

Desde la Plaza, y tomando la calle Grodzka, una de las más interesantes de la ciudad, estaremos haciendo lo mismo que los altos dignatarios de antaño, que siempre llegaban al castillo y a la catedral, en la colina de Wawel, utilizando dicho camino. Es apenas un recorrido de un kilómetro, que mucha gente hace en carruaje, y que termina en el bastión histórico, político y religioso tanto de la ciudad como de Polonia.

Auschwitz, la visita imprescindible

Desde Cracovia uno de los pasos necesarios para comprender la historia polaca durante la II Guerra Mundial es realizar un viaje con el corazón a los barracones del campo de concentración de Auschwitz, testigo vivo de una de las mayores masacres y desatinos de la Historia. Es una visita dura, pero necesaria, porque no se debe olvidar lo que allí ocurrió.

Varsovia, una ciudad despierta y alegre

La capital de Polonia desde 1596 se llevó la peor parte durante la II Guerra Mundial, su casco histórico (Stare Miasto) fue abatido con contundencia por bombardeos e incendios. La ciudad se convirtió en un amasijo de ladrillo y siluetas devoradas por el fuego y la metralla.

Pero desde entonces se inició paulatinamente una de las mejores labores de reconstrucción que se recuerdan. Con la minuciosidad de un relojero, se volvieron a levantar casas, iglesias y rincones que se pensaban olvidados tras las llamas. Año tras años, década tras década, Varsovia resurgió de las brasas de la contienda y se convirtió en una ciudad realmente interesante para visitar, con su pasado recompuesto por el tino de los mejores restauradores, y con un futuro glorioso.

Porque Varsovia es moderna, agitada y repleta de actividades culturales. Y es que ha sabido subirse a los nuevos tiempos sin dejar atrás su historia.

Su Plaza del Mercado (Rynek Starego Miasta) es hermosísima y la mejor muestra de los trabajos de restauración tan bien hechos. La sirena, símbolo de la ciudad y situada en el centro de la misma, se alza tal cual lo lleva haciendo toda esa gente orgullosa del lugar en el que nacieron.

Alrededor de una muralla conservada en parte se agrupa una colmena de pequeñas casas gran colorido. Realmente interesante es una vieja barbacana que nos recuerda la fortificación que en su día tuvo.

Para los interesados en conocer la Historia reciente de Varsovia, Polonia y la II Guerra Mundial recomiendo visitar el Museo del Levantamiento, rendir homenaje en lo que queda del muro del ghetto de Varsovia y la prisión de Pawiak construida por los rusos y gestionada sanguinariamente por la Gestapo entre 1939 y 1945.

Pero Varsovia también es Chopin, su heredero y superiviente Władek” Szpilman, o la genialidad de Marie Curie… ¡Hay mucho más allá que salir a descubrir por uno mismo!

Gdansk, la perla del Báltico

No me cuesta reconocer que Gdansk es mi ciudad preferida de Polonia, y es que creo que sólo con recorrer la calle Dluga, flanqueada por elegantísimas fachadas, merece la pena ir una y otra vez a esta sublime salida al Báltico que poco o nada tiene que envidiar a cualquiera de las joyas bálticas situadas en Dinamarca, Suecia, Estonia o Letonia… La antigua ciudad libre de Danzig, que nos es familiar por el ataque de las tropas nazis, ha cicatrizado sus heridas engalanando sus edificios para ser tal cual fueron… o mejor.

El paseo del muelle, con una de las mejores y más antiguas grúas que se conservan, es un icono de Gdansk. Y subirse a los torreones de iglesias o del edificio municipal uno de los deberes que tiene todo viajero que ponga sus pies en la ciudad. Ya si eso después, a dos pasos, quedarán las playas de Sopot para recuperarse del esfuerzo.

Polonia es, con todo merecimiento, uno de los destinos más apetecibles de Europa. Y ciudades como Gdansk, Cracovia o Varsovia, una buena manera de empezar a recorrer el país.

Leído en Kilometraje ilimitado

Pamplona sobre ruedas

Rutas por Pamplona en bicicletaPara conocer Pamplona de forma diferente, te proponemos 4 rutas autoguiadas para hacer en bicicleta. Coge tu casco y tu bici, o alquila una y conoce Pamplona pedaleando a través de 4 recorridos ciclables que circulan, de forma temática, por los principales lugares de interés de la ciudad.

Los recorridos

El primero recorridos “Murallas y Ciudadela” te permitirá seguir el perímetro del complejo defensivo pamplonés con sus muros, sus baluartes y el precioso parque amurallado de la Ciudadela.

El segundo, “Parque fluvial del Arga” es una combinación de agua, vegetación e historia que te guiará por la orilla de este río navarro a través de puentes históricos, presas, molinos, pasarelas, jardines, embarcaderos, merenderos y huertas.

El tercero “Casco Antiguo” te presentará las principales iglesias medievales, palacios nobiliarios, museos, plazas y rincones singulares como el Caballo Blanco.

Y el cuarto “Camino de Santiago” atraviesa el recorrido habitual de los peregrinos desde que cruzan el Arga por el puente medieval de la Magdalena hasta las calles adoquinadas del casco viejo. En total, algo más de 36 kilómetros recogidos en folletos gratuitos que incluyen planos, datos prácticos de las rutas y paradas recomendadas para admirar la esencia de Pamplona. Practica “depo-arte” y atrapa el carácter de  “Pamplona Nbici”.

Información complementaria:

Qué: Ruta 1. Murallas y Ciudadela
Distancia total: 7,77 km.
Nivel de dificultad: Bajo
Punto de inicio: Estación de ‘nbici’ de Plaza de Toros
Punto final: Estación de ‘nbici’ de Vuelta del Castillo Descarga del folleto en castellano [.pdf, 4Mb]

Qué: Ruta 2. Parque Fluvial
Distancia total: 13,84 km.
Nivel de dificultad: Medio
Punto de inicio: Estación de ‘nbici’ de Plaza de Toros
Punto final: Estación de ‘nbici’ de Universidad de Navarra (CIMA) Descarga del folleto en castellano [.pdf, 4Mb]

Qué: Ruta 3. Casco Antiguo
Distancia total: 6,54 km.
Nivel de dificultad: Bajo
Punto de inicio: Estación de ‘nbici’ de Plaza de Toros
Punto final: Estación de ‘nbici’ de Plaza de Toros Descarga del folleto en castellano [.pdf, Kb]

Qué: Ruta 4. Camino de Santiago
Distancia total: 8,21 km.
Nivel de dificultad: Medio
Punto de inicio: Estación de ‘nbici’ de Plaza de Toros
Punto final: Estación de ‘nbici’ de Universidad de Navarra (CIMA) Descarga del folleto en castellano [.pdf, 4Mb]

Recomendaciones: Llevar ropa adecuada y casco. Bicicletas de alquiler ‘nbici’ disponibles si se está dado de alta en este servicio.

Guardar

De Cataluña a Nueva York, pasando por Castilla [Boletín n.º 32]

Navartur

 

Rumbo a los orígenes de Castilla

Rumbo a los orígenes de Castilla

Frías, Oña y Poza de la Sal. Tres poblaciones burgalesas, que compartieron una gran importancia militar, económica y religiosa durante la Edad Media, muestran con orgullo un impresionante legado en forma de castillos, murallas, monasterios, iglesias, calzadas y salinas.

Leer [+]

Noches Mágicas en Barcelona

Noches Mágicas en Barcelona

Seguro que sabes qué Gaudí, o mejor dicho, sus edificios, son uno de los grandes atractivos turísticos de Barcelona. Ahora, en verano, tienes la oportunidad de disfrutar de una forma diferente del encanto especial de su arquitectura y del ambiente que se respira en sus edificios.

Leer [+]

¿Te gusta el boletín? ¡Suscríbete!
.

Rumbo a los orígenes de Castilla

Estas tres poblaciones burgalesas, que compartieron una gran importancia militar, económica y religiosa durante la Edad Media, muestran con orgullo un impresionante legado en forma de castillos, murallas, monasterios, iglesias, calzadas y salinas.

Pero no todo es piedra en la ruta ‘Raíces de Castilla’. Una buena parte del territorio de Frías, Poza de la Sal y Oña está incluido dentro del Parque Natural de Montes Obarenes. Este bello entorno se puede recorrer andando por sus numerosas sendas y también es el escenario ideal para realizar distintos deportes de aventura.

Más información: www.raicesdecastilla.com

Frías: Detenida en la Edad Media

Frías es la ciudad con menos metros cuadrados de España y cumple el dicho de que los mejores perfumes vienen en frasco pequeño.

Elegante y medieval, retrotrae a sus visitantes a una época de caballeros y castillos a los que acceder a través de estrechas y empinadas callejuelas delimitadas por caserones de dos o tres alturas, que cubren sus fachadas con un traje de piedra, madera y solana, alta costura arquitectónica que deleita la vista.

Frías es diminuta y bella, e invita a soñar. Asentada sobre un cerro en Las Merindades burgalesas, con el pico Humión guardando sus formas, observa el transcurrir de los siglos protegida por una burbuja del tiempo, exenta de evoluciones y velocidades. Hasta sus casas se burlan de los peligros, desafiando la gravedad asomadas a la roca, en la que excavaron bodegas donde conservar el txakoli que ocupó la actividad de sus vecinos hasta el pasado siglo.

Por alguna razón, la ciudad se detuvo en el Medievo. Un día se contempló en el espejo del río Ebro sobre el que se levanta el puente medieval que conectaba el Cantábrico con la meseta y se vio hermosa. Para qué envejecer, debió preguntarse, y se plantó en ese esplendor ayudada por el abrigo de su muralla, del siglo XIII, y de la iglesia de San Vicente, cuya portada se exhibe en el Museo de los Claustros de Nueva York. Disfrutaremos, además, de los conventos de San Francisco y Santa María de Vadillo, la iglesia de San Vitores o los molinos harineros. Resalta en la silueta de Frías el imponente castillo, al que se accede por un puente levadizo y desde cuya torre se contemplan inmejorables vistas de la ciudad.

En las calles se escuchan los ecos de sus visitantes y su historia. La Fiesta del Capitán, declarada de interés turístico, se celebra el fin de semana más cercano al 24 de junio y conmemora el levantamiento de la ciudad contra el poder feudal, alentados por su Capitán.

Para ayudar a comprender la importancia histórica de esta ciudad se ofertan visitas guiadas y teatralizadas desde la Oficina de Turismo (947-358011). www.ciudaddefrias.es

La bella y monumental Oña

Dos poderes, el eclesiástico y el económico, ayudados por el nobiliario, unieron sus fuerzas para transformar Oña en un bastión desde el que dirigir la espiritualidad y las haciendas de un amplio territorio. Fue el conde don Sancho García quien sembró la semilla de este florecimiento en 1011, fundando el monasterio de San Salvador, que acaparó más de 300 iglesias y 200 villas, extendiendo sus posesiones del Cantábrico al Arlanzón y del Pisuerga a Huesca.

Sorprende la visita guiada a la Iglesia Abacial, en la que se descubren los impresionantes panteones de reyes y condes castellanos y su bello claustro gótico, entre otras joyas artísticas. (Visitas desde la Oficina de Turismo: 947300078).

A mediados de agosto se celebra en la Iglesia de San Salvador ‘El Cronicón’, declarado de interés turístico. Se trata de una representación teatral excepcional, llevaba a cabo por más de 100 vecinos de Oña y que narra la historia de la fundación del Monasterio y del nacimiento de Castilla como reino.

La localidad se desarrolló en paralelo al devenir monacal. El Centro de Interpretación explica este proceso con paneles, maquetas y audiovisuales.

Con motivo del milenario en 2011 de este Monasterio se ha creado una Fundación cuya finalidad es la promoción cultural, y la investigación y restauración del patrimonio cultural de la villa. Dentro de sus múltiples actividades, destaca la exposición de arte vanguardista bajo el título “Jardín secreto” a partir del 6 de Julio de 2013..

www.ayuntamientoona.com

Oña no es sólo un monasterio. Localizada a orillas del río Oca, al abrigo de los Montes Obarenes, la naturaleza que rodea esta villa ha formado parte de la espectacularidad de sus dominios y del devenir de sus gentes, que también han sobrevivido apoyándose en la tradición resinera, recordada ahora en el Museo de la Resina, en la Torre de San Juan.

A las afueras se encuentra el Paseo de Oca –2,5 kilómetros, unos 40 minutos–, estrecho sendero que discurre entre la carretera y el abrupto desfiladero, dominado por paredes rocosas y repleto de vegetación. La Casa del Parque Natural, su paseo por los terrenos del Monasterio y sus múltiples senderos balizados son otro motivo más de visita.

Poza de la Sal

Si le gustan los rincones que han sabido conservar el aspecto medieval, le encantará esta joya burgalesa ordenada a base de callejas irregulares y angostas, de edificios de mampostería, adobe y madera donde los escudos suspendidos de las fachadas hablan de un pasado noble, de un recinto protegido de intrusiones y epidemias por la antigua muralla, de la que sigue en pie el lienzo sur desde la calle Ronda hasta la ermita de San Juan y el Palacio de los Marqueses de Poza.

Aún puede pasearse por allí como hacían hidalgos o plebeyos para llegar al castillo que, sobre el macizo rocoso, guardaba de peligros a los habitantes del caserío y encerraba tras los barrotes de sus celdas a truhanes. Pasados los años serviría como fortaleza en la guerra de la Independencia y en las carlistas.

Desde la Plaza Nueva acceder a la Plaza Vieja a través del Arco del Conjuradero significa retroceder siglos de historia. Aquí los sacerdotes conjuraban los nublados que amenazaban la cosecha. Aunque los vecinos fueron los que enriquecieron el pueblo, a base de trabajo y paletadas de sal.

Las Salinas

La Casa de Administración de las Reales Salinas, construida en el siglo XVIII, controlaba la producción de dicho mineral hasta 1868. Ahora alberga la Casa de Cultura y el Centro de Interpretación de las Salinas, donde una visita guiada ayuda a entender lo peculiar de esta explotación salinera.

Existen, además, el Museo de la Radio y el Espacio Medioambiental. En el primero, un recorrido acercará al visitante al proceso de comunicación desde que el sonido parte del micrófono hasta que llega al salón de casa. En el segundo, será Félix Rodríguez de la Fuente, pozano de nacimiento, quien acompañe al recién llegado: «Nunca podré olvidar, y seguramente fueron decisivas en mi vocación, mis jornadas infantiles de pajareo por los páramos de mi pueblo». www.pozadelasal.es

La sal es la única roca mineral comestible. Del ‘salarium argentum’ que los romanos pagaban con sal a sus legionarios proviene la palabra salario. Un curioso fenómeno geológico hizo que aflorara en la comarca. Los vecinos aprovecharon su concentración salina siguiendo el método romano cuando la ciudad se llamaba Salionca. También existe una ruta didáctica de cinco kilómetros –hora y media– por el Salero y el recorrido guiado por el casco histórico ‘Tras las huellas de Félix’, promovido desde el Aula Medioambiental.

Para más información, Oficina de turismo: 947 302024 www.turismopozadelsal.es

Turismo slow, viajeros, aventureros y sidra [Boletín n.º 31]

Navartur

 

Vacaciones originales y diferentes

Unas vacaciones diferentes

¿Playa, montaña, el pueblo de los padres? ¿Avión, coche? Si ya estás harto de organizar siempre los mismos planes, no puedes perderte las sugerencias para vivir un viaje único y que romperá las barreras que hasta ahora te habías marcado siempre. Descubre estas nuevas propuestas

Leer [+]

Top 5 ultimate sailing adventures on luxury sailboats

To 5 ultimate sailing adventures on luxury sailboats

For those who like the idea of adventure, thrills and discovery on the high seas but who are reluctant to give up their creature comforts, it’s hard to beat a fully-serviced cruise on a luxury boat. Here are five of the ultimate sailing adventures that will allow you to roam the high seas in style…

Leer [+]

Noches Mágicas 2013 en la Casa Batlló de Barcelona

Casa Batlló de Gaudí en BarcelonaSeguro que sabes qué Gaudí, o mejor dicho, sus edificios, son uno de los grandes atractivos turísticos de Barcelona. Ahora, en verano, tienes la oportunidad de disfrutar de una forma diferente del encanto especial de su arquitectura y del ambiente que se respira en sus edificios.

En la Casa Batlló, desde el 18 de junio hasta el 27 de septiembre se celebran las Noches Mágicas 2013, una serie de conciertos de los más diversos estilos musicales que tienen lugar de martes a domingo, y en los que puedes disfrutar desde dúos de guitarras hasta sesiones de lírica, sin que falte la rumba catalana.

Las Noches Mágicas 2013 de la Casa Batlló es una propuesta de ocio que se presenta prometiendo el disfrute del ambiente de fantasía de este famoso edificio de Antoni Gaudí declarado Patrimonio de la Humanidad, que encuentras en el paseo de Gracia 43 de la capital catalana, y que cada año recibe más de 800.000 visitantes.

Esas sesiones se llevan a cabo en dos partes. En primer lugar, a partir de las 21,30 horas, en la terraza posterior del edificio, de estilo modernista; y a partir de las 23 horas, una segunda actuación que se celebra en la Planta Noble de la Casa Batlló. Asimismo, entre medias, se proyecta el audiovisual mapping “El Despertar de la Casa Batlló”.

El programa de este año de este evento musical veraniego presenta, los martes, Romances y Líricas, con el tenor José Luis Moreno y Graham Lister al piano.

Los miércoles tienes un espectáculo de Danza Vertical sobre la fachada posterior de la Casa Batlló y la actuación del cantautor catalán Damiá Olivella. Los jueves de cada semana tienes la actuación de Sergio Vicente con sus “Guitarras Mágicas“.

Los viernes es el turno de Opera, piano y zarzuela, con la pianista Olga Kharitonina, los sopranos Alina Furman y Núria Vila y el tenor Marc Sala. Los sábados están dedicados a la rumba catalana con Antoni Carbonell “Sicus”, David Torras “Barretina” y Miguel Serviole “Muchacho”.

Y, finalmente, los domingos tienes música clásica española interpretada por el Dúo Aranjuez, y el flamenco fusionado por Pablo Despeyroux.

El precio de la entrada de las Noches Mágicas de la Casa Batlló es de 29 euros, e incluye una copa de cava de bienvenida. Asímismo, dispones de una variada oferta gastronómica durante la noche.

Leído en Guías Viajar

Why I Love the Upper East Side

I’ll just say it: I love the Upper East Side.

I’ve heard grumbles and witnessed eye-rolls from people who see it as the land of Gossip Girl and old-money families — and those who think the far East Side is for recent college grads sharing studio apartments.

While there’s truth to every stereotype, the Upper East Side I love, the one that oozes with New York history and tradition, is finally pumping some blood that isn’t blue. I’ve even heard it said that it’s the next Brooklyn. It makes me laugh, but the prediction might not be too far off base as restaurateurs continue bringing exciting new spots to a neighborhood known for its resistance to change.

The Upper East Side, which runs from the edge of Central Park to the East River between 59th and 96th streets, is evolving — especially with the Second Avenue Subway line due to open in late 2016. Within the vast grid of streets and avenues are smaller enclaves, like beautiful Carnegie Hill and Yorkville.

Here are a few reasons why this proud and pioneering Manhattan mainstay is one of my favorite neighborhoods in New York:

The Museums:

Museum Mile on Fifth Avenue is anchored by the vast collections at The Met (my personal favorite is the Frick, housed in one of the street’s last remaining mansions) and Frank Lloyd Wright’s masterpiece, the Guggenheim. But one of my favorite UES experiences is browsing German and Austrian art at the Neue Galerie, followed by a slice of Sacher-Torte in Cafe Sabarsky. The permanent exhibition at the Jewish Museum, which tells the history of the Jewish people through more than 800 works of art, is also well worth seeing. And make sure to get your fill of the outrageously modern Whitney on Madison Avenue before it relocates to downtown in 2015.

The Shopping:

It’s a quintessential New York experience to stroll Madison Avenue, what just might be the most beguiling stretch of upscale shopping in the world, whether or not you’ve come to buy. I drool over buttery leather bags and handmade shoes in nearly every shop. Lexington, Third, and Second avenues are the other main shopping thoroughfares on the Upper East Side. My favorite finds include Mrs. John L. Strong, which sells distinct stationery and calendars in a tiny 100-square-foot shop, and Tender Buttons, a shop specializing in, you guessed it, buttons (believe me, it’s more interesting than it sounds). And you can’t visit this end of town without popping into The Corner Bookstore.

The Charm:

When I have something to celebrate, I go to Bemelmans Bar (named for the beloved author and illustrator behind the Madeline series) at The Carlyle. Just try and hold back a smile when you see the murals covering the walls in this iconic Upper East Side establishment. Step into a bygone era at Lexington Candy Shop, a diner with an impressive display of old Coca-Cola bottles, or head to Via Quadronno, arguably the most idyllic coffee shop in the city, for a great cappuccino just a stone’s throw from Central Park.

The French Connection:

For a taste of France, New Yorkers head to Ladurée for the best macarons, or Orsay for classic brasserie fare. Demarchelier is the perfect neighborhood French bistro and is now serving a special “Vermont” menu, where all of the organic and grass-fed items are from Vermont farms. For the ultimate big night out, Daniel continues to surprise with new takes on French cuisine.

The Italian Elan:

The Upper East Side has so many wonderful Italian restaurants, including the rustic chic Sfoglia, the fancier Sistina, and the little gem, Spigolo. Sicilian-influenced dishes are the star at the warm, local’s-only 83 1/2 near the East River. But my newest favorite is the uber-friendly Antonucci, where every bite evokes the real Italy.

The Gourmet Shops:

Eli Zabar has always been one of my heroes. Decades before there was such passionate interest in food, Zabar was sourcing the best-tasting ingredients locally and internationally. Though his last name has long been associated with the Upper West Side thanks to his father Louis’s eponymous specialty food store, Eli has made his own mark on the Upper East Side. His neighborhood empire includes E.A.T. (try the grilled cheese and tomato soup), the food emporiums Eli’s Manhattan and The Vinegar Factory, and the delicious restaurant TASTE.

The Bakeries and Delis:

When people stay at my apartment, I make sure to have a few small black-and-white cookies from William Greenberg on hand. The classic bakery Two Little Red Hens makes the best mini red velvet cupcakes in the city, while Lady M Confections‘ signature 20-layer Mille Crêpe is (almost) too pretty to eat. William Poll is a neighborhood institution, great for takeaway sandwiches. For a taste of the old German Yorkville, visit Schaller & Weber for sausages and smoked meats.

Posted by Annie Fitzsimmons

Vacaciones diferentes y originales

¿Playa, montaña, el pueblo de los padres? ¿Avión, coche? Si ya estás harto de organizar siempre los mismos planes para las vacaciones y te apetece improvisar o explorar tu lado más aventurero, no puedes perderte las sugerencias para vivir un viaje único y que romperá las barreras que hasta ahora te habías marcado siempre.

En dos ruedas

¿Estás pensando que además de disfrutar de las vacaciones quieres practicar deporte? Entonces tu viaje es ideal es sobre la bicicleta. Conocido como cicloturismo, podrás estar en contacto con la naturaleza a la vez que recorres cada rincón y descubres su historia… Además piensa que siempre podrás recorrer lugares inexplorables de difícil acceso y que seguro que te ofrecen algunas de las mejores fotografías

En una caravana

Muy al estilo americano… Un viaje sin presiones, solamente con la carretera por delante y la posibilidad de elegir la ruta que quieras y variarla según tus preferencias e intereses. Además, podrás hacerla los días que quieras, en el país que más te guste, solo, con pareja o con un grupo de amigos… Solo necesitas alquilar la caravana y llevar un gps/mapa por si decides improvisar demasiado…

Perdido en el mar

Tenemos la solución perfecta si quieres estar prácticamente incomunicado del mundo y lejos, muy lejos… tanto como en alta mar. Escápate en velero. Alquila uno con tus amigos o con tu familia y recorre las costas de Ibiza, Formentera, Menorca, Mallorca… Y si crees que conducir tu mismo el velero es mucha responsabilidad siempre podéis contratar a un patrón que os enseñe las nociones básicas… ¿Te animas?

Con la mochila a la espalda

¿Eres de los que odias cualquier viaje planeado hasta el último detalle y siempre vas por la vida improvisando? Entonces prepara la mochila sólo con lo imprescindible y ¡vete a la aventura! Además tiene sus ventajas: suelen ser viajes muy asequibles para todos los bolsillos ya que puedes buscar alojamientos low cost, como albergues, usar el transporte público para tus desplazamientos, y es la mejor opción si buscas disfrutar de la naturaleza y del aire libre.

En tren

Si eres un verdadero nostálgico y romántico, nada mejor que el tren. Por ejemplo, si no quieres salir de España tienes varias opciones como el Transcantábrico Gran Lujo o el Al Ándalus, dos trenes increíbles en los que todo el mundo debería viajar al menos una vez en la vida. También puedes salir de nuestras fronteras y viajar de un país a otro sin olvidar ninguna comodidad y con la posibilidad de aprovechar las paradas para visitar cada ciudad a tu aire.

Leído en eDreams

Top 5 ultimate sailing adventures on luxury sailboats

For those who like the idea of adventure, thrills and discovery on the high seas but who are reluctant to give up their creature comforts, it’s hard to beat a fully-serviced cruise on a luxury boat. Here are five of the ultimate sailing adventures that will allow you to roam the high seas in style…

Luxury among the pirates

Get lost among the countless islands of South East Asia on a vessel which even James Bond would have approved of. If your idea of luxury is showing off in a port where iron monsters are lined up like cars in a parking lot then this would not be your ideal cruise. But if you want a generous dose of adventure, luxury and freedom with a professional crew taking care of your every whim, then this could be just the ticket.

Under the volcano

Say the word ‘Oyster’ to any keen sailor and chances are he won’t be thinking of a delicious seafood entrée but rather the sailboat of his or her dreams. Add the vista of a spectacular volcano erupting every so often behind the candles on your dinner table, and you have attained luxury sailing nirvana. It’s little wonder that Roberto Rossellini and Ingrid Bergman fell in love here. Stromboli – Sicily, the island of gods and devils.

Ulysses on a swan

The Swan 65 is probably the best sailboat ever built oozing class, power and elegance. When the first ‘Round the World’ race was organised, she won the event despite not being specifically made for the job. Furnished in abundant teak and velvet, this boat represents sailing purity on the exterior while offering a silky luxury nest inside. Our suggested itinerary with this boat is to follow the wake of Ulysses through the Greek Islands, where it all began.

To the ends of the world with French flair

The sea’s most powerful spell is romance; a romance which, in the mists of time, has gathered round ships and the people who have sailed in them, together with the strange and exciting coasts they’ve discovered and the storms, hardships and battles they’ve had to overcome to reach them. Nowhere is this spirit of sailing discovery better encapsulated than in an adventure to explore Alaska, Antarctica, Patagonia and the Pacific Ocean with a skilled French crew of adventurers.

Luxury villa on the sea

The charm of a superbly-designed luxury villa is hard to beat; unless the villa is floating on the ocean that is. And if you can move it around freely to explore deserted coves and pristine waters at will, then the luxury villa experience takes on an entirely new dimension. Particularly if you have your own private chef and wine list provided.

Leído en A Luxury Trevel Blog

Turismo Slow, Turismo Smart

Espíritu de observación, inquietud hacia el conocimiento y capacidad de asombro son tres virtudes que definen una actitud y un estilo de vida inteligentes. Éstas son también las características del slow tourist, un viajero peculiar que ama el relax y la buena comida El turista encuentra, el turista slow busca.

Este es el concepto clave de una forma de viajar que es, ante todo, una actitud hacia el viaje y una forma de aprovechar los días de vacaciones con plenitud. No hace falta moverse lentamente en el tiempo o en el espacio, sí es importante que, una vez llegados a destino, respetemos y busquemos la autenticidad de un lugar. En otras palabras, el Slow Tourism o Slow Travel define una tendencia del turismo que hoy en día ha encontrado en la crisis un terreno fértil donde prosperar entre personas de todas las edades.

¿Por qué? Sobre todo porque es barata, sostenible y natural. Y no es necesario ser vegetariano, ni practicar yoga o meditación. Hace falta curiosidad, apertura mental, espíritu de adaptación y, cómo no, hambre y sed para conocer desde muy cerca las costumbres eno-gastronómicas de cada lugar de destino.

¿Cómo reconocer un turista slow? Primero: sólo raramente viaja en avión. Prefiere el tren, el barco, la moto o la bicicleta. O nada, es decir, sus pies.  Segundo: no tiene prisa, no se marca objetivos, improvisa. Tercero: busca relax, flexibilidad de fechas, descuentos. A estos tres puntos podríamos añadir el concepto de desconexión, que en este caso es sólo una consecuencia de la actitud que acabamos de describir.

Os ofrecemos unos ejemplos de viajes slow y, como veréis, claramente smart.

El Camino de Santiago

Tanto si lo haces por motivos religiosos o espirituales como por desafío deportivo, tanto si vas a pie como en bicicleta, el Camino es sin duda una de las opciones más inteligentes de viaje: sano, económico y en contacto con la naturaleza.

A pesar del alto precio que se paga en forma de cansancio, sueño o ampollas en los pies, cada año casi 200.000 personas procedentes de todo el mundo cargan una mochila y alcanzan Santiago de Compostela después de casi 800 kilómetros, si los calculamos siguiendo el trazado “clásico” desde Roncesvalles. El periodista Piergiorgio Sandri, que escribió para el diario La Vanguardia un reportaje sobre su experiencia de viajero solitario haciendo el Camino en bicicleta, se pregunta por qué cada vez más gente soporta “el sufrimiento físico, dormir pocas horas (a veces incluso en el suelo), vivir con poca ropa y soportar la soledad. ¿Quién les ha obligado a pasar los días de vacaciones caminando sobre piedras y ensuciándose de barro hasta las cejas cuando podrían estar en una tumbona, saboreando un cóctel al lado de un chiringuito con música?”.

Las respuestas te las regala el Camino. ¡Probar para creer!

Con la moto, pequeños y grandes desafíos

Nos dice el motero, periodista y escritor español Miquel Silvestre que “la moto ofrece la libertad de moverte por donde quieres y cuando quieres sin depender de horarios ni rutas fijas. Ofrece cercanía con la gente, estás muy cerca de la naturaleza, formas parte del paisaje. Pero sobre todo te ofrece emoción”.

Estas palabras del autor del exitoso Un millón de piedras (Barataria, 2011) enfocan claramente la filosofía slow aplicada al viaje en moto y destacan la importancia de mostrarse cercanos a las personas que encontramos durante el viaje y en el destino.

Miquel Silvestre, que aparcó su profesión de registrador de la propiedad para recorrer el mundo entero con su moto: de África a los pies del Everest y de Iraq a Alaska, ha compartido vivencias y comida con miles de personas y, como él mismo nos dice,  “No es cierto que todo el mundo sea bueno por ahí fuera, pero todos somos muy parecidos y la mayoría es decente, cumple con sus obligaciones, trabaja, ayuda a su familia, cuida de los ancianos y auxilia a los viajeros solitarios”.

Si eres motero como Miquel, que sepas que eres slow, aunque conduzcas como Valentino Rossi. (www.miquelsilvestre.com)

En barco, pasajeros o mercancías

Hace una década, el viaje en barco parecía en vías de extinción. Y no hablamos de cruceros o veleros, sino de los más democráticos y prácticos ferries. En los últimos años, algunas compañías de navegación han apostado por el llamado Short Sea Shipping y esta forma de viaje ha recobrado atractivo entre el público, una opción claramente slow: sostenible, ya que transporta coches y camiones descongestionando las autopistas; económica, sus precios, que incluyen el transporte del coche, son generalmente más baratos en comparación con un viaje en coche con pernoctación; y relajante, tanto que algunas compañías ofrecen barcos con servicios propios de crucero como sauna, gimnasio y camarotes que no tienen nada que envidiar a la habitación de un buen hotel.

En España, además de las conexiones con las islas Baleares desde Barcelona y Valencia, un buen ejemplo de viaje slow lo ofrecen compañías como Grimaldi Lines (de Barcelona a Roma, Cerdeña y Toscana), Grandi Navi Veloci (de Barcelona a Génova) o LD Lines (del puerto de Gijón a Saint Nazaire, en Francia). Para más información: www.grimaldi-lines.com, y www.ldlines.com.

Otro concepto de viaje en barco más genuinamente slow lo ofrece el Grupo Grimaldi en sus líneas de transporte de mercancías, que conectan con casi todos los puertos del Mediterráneo, orilla Norte y Sur, además de otros destinos más lejanos. Pocos camarotes disponibles (normalmente, 4 ó 5), vida a bordo codo con codo con el personal del barco y, normalmente, unos cuantos días de trayecto (www.grimaldi-freightercruises.com).

El tren, imprescindible para los jóvenes

Acabamos estos ejemplos de viaje slow con unos consejos para los jóvenes: el viejo e inolvidable Interrail (www.interrail.eu). Si tienes menos de 25 años, puedes viajar 5 días en un período total de 10 por 30 países europeos con tan sólo 181 euros. Si tienes más de 26 años, el precio con las mismas condiciones asciende a 276 euros. Improvisación, sostenibilidad y falta de prisa podrían ser las ventajas de un viaje de este tipo.

¿A qué esperas? ¡Be a slow tourist!
Un artículo de Marco Bozzer en SC