Archivos del mes: mayo 2013

7 favoritos en San Francisco

San Francisco es mucho más que el Puente Golden Gate, aunque no está de más ir a verlo y tomarse la foto del recuerdo, pero tiene mucho más para ver y disfrutar. Hoy compartimos 7 lugares en la ciudad, entre los que están restaurantes, calles y atractivos.

Lo primero de todo es que es importante saber que San Francisco, California, es un lugar con una diversidad impresionante, que tiene el barrio chino más importante del mundo y además vive ahí gente de muchas culturas, nacionalidades y preferencias, lo que la convierte en una ciudad totalmente atractiva y entretenida.

Alcatraz

Muchos supimos de este lugar gracias al cine, pero existe en realidad y está en San Francisco. Fue una prisión de máxima seguridad a la que incluso llamaron La Roca. Se decía que era imposible salir de ahí por su excesiva seguridad y por estar precisamente en una isla rodeada de tiburones. Al Capone estuvo ahí y hoy es una cárcel en desuso que se puede visitar.

Chinatown

Se cuenta que este barrio nació allá por 1850. Es muy grande, el más importante del mundo, siendo muy fácil llegar hasta ahí porque está en el centro de la ciudad.

No dejes de probar el dim sum, pues cuentan que en muchos lugares lo preparan igual que en China. Si nunca has estado en ese país, entrar en esta zona es como hacer un rápido viaje hasta allá, pues hay hasta una puerta de dragón.

Golden Gate Park

Es un hermoso y extenso parque, incluso se dice que es más grande que Central Park de Nueva York. Tiene cascadas, áreas verdes y un teatro al aire libre, donde si tienes suerte durante tu visita podrás ver algún espectáculo.

Ahí, no dejes de visitar el Conservatory of Flowers, el invernadero de flores más grande del mundo.

De Young Museum

Cuenta con más de 25 mil obras y está ubicado en territorio del Golden Gate Park. Aunque su edificio es relativamente nuevo (2005), el museo lleva mucho más tiempo, pero estuvo cerrado durante varios años debido a que quedó muy dañado por el terremoto de 1989.

No olvides subir al observatorio del museo, desde donde podrás disfrutar de unas vistas estupendas.

Toy Boat Dessert Café

Vale la pena ir tan solo para probar su especialidad, un café express con una bola de helado de vainilla y crema batida hasta arriba…mmmm!!!

Tartine Bakery & Cafe

Es tan mencionada en revistas y programas, que no queda más remedio que buscarl y llegar hasta allá, y sí… todo está riquísimo!

Aprovecha para para dar un paseo por Mission, que no es el lugar más limpio de San Francisco, pero tiene un encanto muy latino.

Pacific Heights

Un barrio en el que te encontrarás las casas de las familias pudientes de antaño de diversos estilos, incluso algunas son tipo victoriano. También es una zona de tiendas exclusivas, pero si buscas algo barato y con lo que se disfruta muchísimo, puedes ir hasta las calles Divisadero Street y Broadway para tener un impresionante panorama del Golden Gate.

Leído en Tips de viajero

Los Patios de Palma de Mallorca

Patios de Palma de MallorcaEn España existe una arraigada tradición de patios, en especial en las regiones de más al sur, donde se convierten en un espacio central de la casa, y donde se despliegan diferentes tradiciones arquitectónicas y decorativas que han perdurado a través de muchas generaciones.

Palma de Mallorca no escapa a esta tradición, y reúne un amplio número de patios tradicionales que conforman una ruta turística.

Estos patios constituyen una parte importante del patrimonio histórico de la ciudad, y la visita no sólo permite maravillarse con la arquitectura de los casales y edificios señoriales de Palma –y la belleza de sus patios – sino que permite entrar en la historia misma de la ciudad: sus personajes, las familias, los mitos, las leyendas…

Según la antigua usanza, el patio era el elemento que denotaba la categoría de la casa y por tanto, el estatus de la familia. Así, son los elementos decorativos y ornamentales de los patios los que le otorgaban a todo el conjunto edilicio su categoría. Las fachadas eran más bien discretas, en cambio los patios decían mucho de la casa y sus dueños. Portales, entradas, puertas de estudio, columnas, arcos y galerías, heráldicas, entre otros detalles artísticos y ornamentales son los que definen los Patios de Palma de Mallorca.

Estos patios de las casas señoriales de Palma son, en buena medida, el conjunto más emblemático de la arquitectura civil de la ciudad. En este modelo de vivienda se puede apreciar la impronta del modelo romano, con su impluvium, y también una recreación del peristilum romano en los casos en que existe un segundo patio.

En sus años de esplendor los patios eran un espacio de interacción social. Hasta aquí entraban los carros cargados con los frutos de las fincas de los señores y al llegar estas mercancías, se registraban en los estudios, pequeños despachos de entresuelo en los que se encontraba el administrador de la casa.

Una de las rutas por los Patios de Palma se desarrollan en mayo y junio recorre la zona alta de Palma, la ciudad original que se estableció sobre un antiguo montículo, con una visita por 18 patios. La otra ruta discurre por la parte baja de Palma, el poniente de la ciudad, separada por el antiguo recorrido del torrente de Sa Riera, donde ahora se ubican las Ramblas y el paseo del Borne, con un recorrido por 22 patios.

Leído en Turismito

Japón, Noruega, Israel y La Gomera [Boletín n.º 28]

Navartur

 

Stavanger, la desconocida de los fiordos

Stavanger, la desconocida de los fiordos

Eclipsada en gran medida por Bergen, Stavanger atesora un casco viejo de casitas de madera que la vuelve irresistible.

A su ambiente y su vida nocturna se suma además la naturaleza en mayúsculas de su región, presidida por el Lysefjord y el Preikestolen.

Leer [+]

La Gomera, la isla del silbo

La Gomera, la isla del silbo

El silbo gomero, declarado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad en el año 2009 por la UNESCO, es un lenguaje único que se utiliza desde tiempo inmemorial en la isla de La Gomera.

Leer [+]

Tfno. +34 948 105 570 / +34 629 097 100
info@navartur.es
C/ García Castañón 10 – 5
31002 Pamplona. Navarra (España)

Síguenos en: facebook facebook Suscríbete al Newsletter facebook

Darse de baja en el boletín de noticias

El Algarve en coche

Ruta para conocer los puntos más destacados del Algarve

El Algarve en cocheEl Algarve es una zona turística de primer orden en el sur de Portugal, con una rica cultura árabe y romana, arquitectura con inspiración en África del Norte, un océano de gran belleza y de las mejores playas para disfrutar de unos días de verano con todo.

Compartimos aquí una ruta en coche para hacer por estas bellas tierras de Portugal.

El punto de partida es Sagres, en Vila do Bispo, donde se estableció por el siglo XV la primera escuela de navegación, y donde acudió incluso con fines de estudios y proyecciones el mismo Cristóbal Colón. Desde el entorno de la  Fortaleza de Sagres  puedes disfrutar de vistas fabulosas del océano Atlántico, y se recomienda ver una puesta de sol desde este punto, una experiencia para guardar en la memoria.

A sólo unos kilómetros de aquí, se encuentra el Cabo de  São Vicente, que hace siglos era el sitio donde terminaba el mundo. Aquí párate a conocer y contemplar una de las playas exóticas más bellas y conocidas, la ‘Praia Mareta‘.

De aquí la ruta nos lleva hacia Lagos, donde no debes dejar de ver la ‘Igreja Santo Antonio‘, una iglesia barroca del siglo XVIII, así como el ‘Ponte de Piedade’, un área de piedras marinas emplazadas a la orilla del océano, que constituyen una postal muy atractiva.

La siguiente localidad, Portimão, alberga la conocida ‘Praia da Rocha‘, considerada una de las mejores (si no “la mejor”) playa de todo Portugal. Frente a ella, se encuentra la Fortaleza de Santa Catarina. La ruta en automóvil podría seguir hasta Silves (por la carretera N125, ya alejándose de la costa).

Visita aquí las ruinas del ‘Castelo de Mouros‘, uno de los mejores castillos árabes que se conservan en el vecino país y un referente de la arquitectura de esta cultura.

El siguiente punto de interés: la Catedral de Silves, de estructura fundamentalmente gótica pero con detalles de otras épocas, y que habría sido construida sobre las ruinas de una mezquita anterior.

Retomando el camino hacia la costa, la siguiente parada es Albufeira, uno de los puntos turísticos más relevantes de Portugal. Antes de llegar a Faro, capital del Algarve, se deberías pasar por Loulé, donde es visita imprescindible su mercado municipal, de estilo árabe. En Faro destacan su casco antiguo, la Catedral de Sé y la Capilla de los Huesos.

Cerca de allí, podrás visitar también otros pueblos como Estoi, Olhão y Tavira. Vila Real de Santo Antonio es otro lugar al que que vale la pena acercarse, con su castillo y fortaleza medieval del siglo XIII, desde donde capturar una de las mejores vistas del sur de España.

Y aquí terminará nuestro recorrido por el Algarve portugués.

Visto en eViajado

La cascada del río Xallas

La cascada del Xallas que lleva al mar

Cascada del río Xallas

Uno de los parajes naturales más espléndidos de toda España, en tierras gallegas, hasta el Atlántico, donde el río Xallas muere en el mar.

El río Xallas es el único río de Europa que desemboca en el mar en forma de cascada. Pero ello es apenas el fin de un periplo que discurre a través del Monte do Pindo para que las aguas caigan casi sin obstáculos por una altura de más de 100 metros a la ría de Ézaro, frente al cabo Finisterre.

Para disfrutar de este espectáculo comparable con muy pocos sitios en el mundo, lo más adecuado es llegar a la localidad de Ezaro, con apenas 4.000 habitantes. Es un rincón rural, pero enmarcado en una geografía única donde destacan precisamente el Monte Pindo, y el río Xallas, que aquí desemboca en el mar.

Este monte está constituido por una pared de granito de 627 metros de altura, cuyo color varía de acuerdo a la luz que refleja en los distintos momentos del día – por cierto, otro grandioso espectáculo natural –

Cerca de la cascada, casi saliendo de la localidad de Ezaro, hay un mirador que ofrece las más perfectas vistas de todo este entorno único. Además, se encuentra allí el Centro de Interpretación del Monte Pindo y Cascada del Xallas, que ofrece a los turistas mapas de rutas, información sobre la geología, flora y etnografía de este rincón natural único. Allí encontrarás paneles informativos, una maqueta del monte y cuatro rutas.

Cabe señalar que para ver la cascada hay que esperar fechas señaladas de la temporada turística, cuando abren el embalse y el espectáculo del agua cayendo se hace presente.

Como muchos otros espacios naturales tan únicos, la cascada del Xallas no escapa a los mitos y leyendas: de princesas con el corazón roto, de ritos antiquísimos, de encantamientos y poderes mágicos.

También puedes emprender otra aventura hasta la cumbre de A Moa. El camino lleva un par de horas y es necesario tener mucha precaución, sobre todo en la bajada. Al costado del camino es posible encontrar formaciones de roca que en ocasiones parecen figuras humanas, como “el guerrero”, y también las hay que parecen figuras de granito. Se decía que fueron esculpidas por antiguos celtas, y que tenían carácter sagrado. Otras leyendas hablan de que sus piedras tenían efectos con la fertilidad, y al recostarse sobre ellas las mujeres infértiles podrían ser curadas.

La ruta tiene una longitud aproximada de 10 kilómetros y su realización requiere unas cuatro horas.

Leído en Turismito

Japón: 5 lugares que no puedes perderte

Kyoto, Japón

Japón es uno de los destinos más atractivos que podemos visitar del mundo.

Los motivos que podemos imaginar para viajar a Japón son muchos: su gran historia y cultura, la variedad y belleza de sus paisajes, su gastronomía o la hospitalidad de sus gentes…

El país del Sol naciente ha sabido combinar sus tradiciones milenarias con los avances y tecnologías más modernas y nos invita a vivir experiencias inolvidables y descubrir lugares apasionantes.

Aquí te presentamos algunas de esas visitas que no te puedes perder si decides viajar a Japón:

1. Tokio

La capital de Japón es también la ciudad más poblada del mundo, con sus más de 38 millones de habitantes. Una megaurbe que parece no tener fin y en la que encontraremos innumerables lugares para perdernos que nos permitirán conocer mejor la cultura, el arte y la sociedad nipona.

Debido al gran número de puntos de interés y atractivos para el viajero, puede que una visita sólo nos permita descubrir una pequeña parte de la ciudad, por lo que resulta muy importante planificar el viaje previamente, sabiendo muy bien cuáles son los sitios que más nos pueden llamar la atención.

2. Kioto

Es el segundo destino más popular de Japón.

Se trata de una ciudad que cuenta con un increíble patrimonio histórico, con 15 lugares declarados Patrimonios de la Humanidad por la UNESCO.

Kyoto es fundamental para entender la cultura japonesa tal y como la conocemos en la actualidad. Es otra visita imprescindible al viajar a Japón, que nos sorprenderá por su gran belleza y todos sus atractivos.

3. Kamakura

El contraste a las ciudades anteriores lo encontramos en Kamakura, una ciudad que emana paz y tranquilidad. No en vano, cuenta con una de las mejores colecciones de santuarios y templos budistas de todo el país.

No podemos dejar de visitar tampoco la enorme estatua de Buda y sus encantadores jardines.

4. Osaka

Esta importante ciudad japonesa es el perfecto ejemplo de la combinación de historia y modernidad que ofrece Japón.

Es uno de los puertos y centros comerciales más importantes del país, pero también cuenta con numerosos templos, jardines y zonas verdes en las que disfrutar de la más absoluta tranquilidad.

5. Nagasaki

A pesar de ser prácticamente destruida por una bomba nuclear en la Segunda Guerra Mundial, en la actualidad es una ciudad moderna y que sirve de punto de unión entre Japón y el mundo occidental. Es conocida como la ciudad más europea del país.

Es también el mejor ejemplo de superación de los japoneses. Con el objetivo de recordar la historia y no olvidar los efectos terribles que tienen las guerras, se construyó el “Parque de la Paz”, que recuerda a las víctimas del bombardeo atómico. Tampoco puede faltar una visita al templo Sofuku-ji, que nos cautivará por su peculiar y hermosa arquitectura.

Leído en Cosas de Viajes

La Gomera: la isla del silbo

La Gomera: Monumento al Silbo

La Gomera: Monumento al Silbo

El silbo gomero, declarado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad en el año 2009 por la UNESCO, es un lenguaje único que se utiliza desde tiempo inmemorial en la isla de La Gomera.

A pesar de los cambios históricos y sociales sufridos por la isla, el silbo se ha mantenido como un elemento cohesionador de la cultura isleña, adaptándose a los nuevos tiempos y sirviendo, en cada momento histórico, para la comunicación entre los habitantes de la isla canaria.

Pero, ¿por qué nace el silbo como lenguaje? Pues tendríamos que tener en cuenta que La Gomera es una isla con una orografía muy accidentada, de grandes y profundos barrancos salpicados por pequeños caseríos, por lo que la comunicación es muy complicada. La necesidad hizo que los habitantes de la isla crearan un sistema para relacionarse a largas distancias, aprovechando para ello el eco natural dispensado por las cañadas y barrancos de la isla.

Además, es un medio de comunicación público, puesto que la propia naturaleza de su particular sonido, necesita del aire para expandir el silbido, por lo que puede ser escuchado por personas que no son los destinatarios.

Lo más reseñable de la técnica del silbo es la dificultad que entraña reproducir una lengua completa, que emplea todos los recursos fonadores de la cavidad bucal y sus correspondientes subcavidades, mediante un mecanismo –el silbido– que sólo permite variaciones de frecuencia de un mismo tono fundamental. Esto implica una práctica y unos conocimientos que se han ido desarrollando durante siglos y que sorprenden por su eficacia y sutileza.

Si ascendiéramos a las cumbres de La Gomera y escuchásemos atentamente, seguro que escucharíamos algún silbido. El lenguaje silbado sigue vivo en la cultura y entre los habitantes de la isla. Un elemento único que hace de este pequeño rincón del Atlántico, un universo único de tradiciones y sensaciones.

Cinco razones para visitar Israel

A tu madre se le pondrán los pelos de punta, tus amigos te pedirán que reconsideres hacer este viaje, pero para nosotros no hay duda: Israel es uno de los destinos más apasionantes que existen.

Esta estrecha franja de tierra en el margen oriental del Mediterráneo tiene una diversidad de paisajes increíble, ciudades fascinantes salpicadas de lugares ancestrales, playas magníficas para relajarse y una noche vibrante y casi eterna para los noctámbulos más exigentes.

Más de dos mil años tuvieron que esperar lo judíos para tener un territorio propio, reconocimiento que llegó el 29 de noviembre de 1947 cuando los entonces 56 países representantes de las Naciones Unidas votaron a favor de la creación de un estado judío. Seis meses después, los primeros obuses caían sobre los tejados de la ciudad de Jerusalén iniciando un conflicto nunca resuelto entre árabes e israelíes.

Este trágico nacimiento ha marcado sin duda la psique de un país complejo y orgulloso de su cultura que ofrece al viajero una increíble variedad de opciones para su deleite. Y entre todas ellas, aquí están nuestras cinco favoritas:

1. Sentir el peso de la historia y la religión en Jerusalén

Sólo pronunciar su nombre ya produce escalofríos. Pocas ciudades en el mundo albergan una herencia espiritual tan rica e intensa como la de Jerusalén. No en vano aquí se encuentran los lugares más sagrados de las tres principales religiones monoteístas:

Para los judíos, es el Muro de las Lamentaciones, vestigio del antiguo Templo de Salomón, donde desde hace más de dos mil años los judíos se postran para llorar por su dispersión. De igual forma que los minaretes de las mezquitas se dirigen hacia La Meca, la fachada noble de las sinagogas del mundo entero miran en dirección a Jerusalén.

Para los cristianos, es la Basílica del Santo Sepulcro, al final de la Vía Dolorosa, recorrida por Jesús camino del calvario.

Para los musulmanes la Cúpula de la Roca, el símbolo más reconocible de Jerusalén, que alberga la piedra desde la que Mahoma inició su ascensión al cielo a lomos de su yegua blanca. Jerusalén es junto con La Meca y Medina una de las tres ciudades santas del Islam.

El Monte de los Olivos, la Sala de la Última Cena o la tumba de la Virgen María son otros enclaves sagrados que convierten a Jerusalén en una ciudad casi mágica. Sin duda, aquí tendrá lugar uno de los momentos álgidos del viaje.

2. Flotar en el Mar Muerto justo antes de visitar la fascinante fortaleza de Herodes (Masada)

Es un clásico, lo admitimos, pero no sabrás lo divertido que es hasta que lo experimentes tú mismo. Divertido y también saludable, porque el Mar Muerto contiene 20 veces más bromo, 15 veces más magnesio y 10 veces más yodo que el agua marina normal.

El bromo ayuda a relajar los nervios, el magnesio es bueno para las alergias cutáneas y el yodo tiene un efecto beneficioso para ciertas funciones glandulares.

Para hacerse el “tratamiento” completo, puedes comprar una bolsa de barro a la entrada de alguna de las playas y embadúrnate hasta que estés irreconocible. Resultados probados: yo nunca en mi vida había tenido la piel tan suave (¿para cuándo agua embotellada del Mar Muerto?).

Atención, aunque el Mar Muerto está llenos de macro hoteles-spas, son carísimos y el mantenimiento de las instalaciones deja mucho que desear, así que es mejor pernoctar en otro lugar o incluso hacer una excursión desde Tel Aviv aprovechando que las distancias son relativamente cortas.

Una vez exfoliados e hidratados no hay que perder la oportunidad de acercarse a la impresionante fortaleza de Masada construida entre el 103 y el 76 a.C, pero cuyo desarrollo y esplendor se produjo bajo el reinado de Herodes, que construyó un lujoso palacio de invierno y un novedoso sistema de cisternas. Para los israelíes esta es su particular “Petra”. Y es espectacular.

3. Visitar el centro del misticismo judío (Safed)

Dicen que Madonna visita esta idílica población de montaña en el norte de Israel al menos una vez cada cinco años. Como ella, otros famosos de Hollywood han puesto de moda la tradición cabalística (buscadores de la verdad mística judía) siendo Safed su centro más importante de estudio.

En esta pequeña ciudad la mayoría de sus habitantes viste según la tradición judía: ellas, con falda debajo de la rodillas y con pañuelo ocultando los cabellos si están casadas; ellos, con el Kipá (gorra ritual que cubre parcialmente la cabeza) y luciendo barba y las dos trenzas a ambos lados de la cabeza.

Safed, como habrás podido adivinar, es el lugar ideal para tomar una lección acelerada de judaísmo. Safed es, junto con Jerusalén, Hebrón y Tiberiades, una de las cuatro ciudades santas del Judaísmo y cuenta con un encantador centro adoquinado, el barrio de artistas, donde es posible encontrar todas las manifestaciones posibles del arte de la cábala y las sinagogas de la ciudad.

4. Pegarse un banquete o… varios.

Restaurantes abiertos a cualquier hora del día, mercados llenos de productos frescos y deliciosos… para los israelíes la comida es símbolo de tradición y reunión familiar pero, sobre todo, motivo de orgullo nacional.

Déjate guiar por los locales para probar alguna de las especialidades más reputadas, como son:

Shakshouka, el desayuno preferido de los israelíes: una fritura de tomate (¡pero qué tomate!), cebolla y pimiento sobre la que se dejan cocer a fuego lento huevos estrellados. Sencillo pero delicioso.

Boreka, una masa hojaldrada rellena de ingredientes variados como queso, champiñones, aceitunas… la puedes probar en el mercado de Mahane Yehuda en Jerusalén, por ejemplo. Inolvidable.

– Y por supuesto el hummus, alimento obligatorio en cualquier comida que se precie junto con la “pita” (atención, si no quieres pasar por “guiri” no te comas el hummus con el tenedor sino con el pan).

Para los paladares más exigentes recomendamos una visita al que es considerado el centro gastronómico de Israel, Nazaret, ciudad donde Jesús pasó su infancia y en la que poco o nada queda del ambiente idílico que podríamos imaginar.

Sin embargo, en lo que respecta a restaurantes, Nazaret cuenta con alguna de las mesas más exquisitas del país como la de El-Reda ubicada en una preciosa casa otomana. Servicio impecable y comida todavía mejor (la ensalada de naranja y frutos secos, y los corazones de alcachofas rellenos de cordero y piñones, fantásticos).

5. Recorrer el mercado de Jaffa un sábado por la mañana para refrescarse después en alguna de las bulliciosas playas de la hedónica Tel Aviv

Tel Aviv, principal urbe de Israel y su capital económica, es una ciudad vibrante y cosmopolita pero de arquitectura por lo general poco interesante, con la excepción del antiguo puerto de Jaffa.

En Jaffa, ahora parte de Tel Aviv, encontrarás un encantador casco antiguo compuesto por un enjambre de callejuelas al más puro estilo árabe donde cada fin de semana se celebra un interesante mercado en el que se venden antigüedades, ropa de segunda mano o productos del Mar Muerto.

Y, después de las compras, nada mejor que darse un chapuzón en una de las bulliciosas playas de la ciudad. ¿Nuestra recomendación? La playa de Drummers, con un ambiente bohemio y alternativo donde cada viernes por la tarde los ruidos de los tambores resuenan hasta bien entrada la noche. Y que no falte un buen cocktail (o dos) en las manos.

Leído en CondéNast Traveler

Gastronomía, flores y metros [Boletín n.º 27]

Navartur

 

Girona: invasión de flores

Girona, tiempo de flores

Girona, Temps de Flors”: millones de plantas y flores adornan sus lugares más emblemáticos creando alfombras, tapices y esculturas con coloridas flores como protagonistas.

145 espacios florales distribuidos en 84 patios, 51 exposiciones florales y diez jardines.

Leer [+]

Estaciones de metro para visitar

Estaciones de metro para visitar y fotografiar

En muchas ocasiones viajar en metro puede llegar a ser aburrido y monótono al pasear por las estaciones que en muchas ocasiones nos parecen iguales. Hay ciudades que han decidido convertir sus estaciones de metro en algo más, como museos, estaciones de película o salas de baile.

Leer [+]

Tfno. +34 948 105 570 / +34 629 097 100
info@navartur.es
C/ García Castañón 10 – 5
31002 Pamplona. Navarra (España)

Síguenos en: facebook facebook Suscríbete al Newsletter facebook

Darse de baja en el boletín de noticias

Belgrado: un recorrido gastronómico

La metrópolis balcánica nunca duerme y su apetito es siempre voraz. Sus cocinas están abiertas todo el día para disfrutar de su rica gastronomía en cualquier instante. ¿Qué mejor manera que conocer los entresijos de Belgrado que callejeando mientras buscas la mejor mesa? Preparen sus estómagos porque este rally es una montaña rusa de sabores extremos, lugares históricos y mucho, mucho turbofolk.

El desayuno

Para comenzar el día, una fuerte dosis de pequeños lujos y buena comida. El hotel Moscú es uno de los edificios más emblemáticos de Belgrado por ser el corazón de la movida cultural yugoslava desde la Segunda Guerra Mundial. Este monumental espacio, de inspiración zarista (de ahí su nombre) había sido utilizado antes como cuartel de la Gestapo y como sede del Banco Central.

Desde hace 70 años es el hotel más exclusivo de la ciudad y, además de seguir alentando las tertulias culturales, su cafetería ofrece una pequeña exquisitez. El pastel Snitche fue creado en 1974 por las manos de la repostera Ana y su receta traspasó las fronteras gracias a la fama que le crearon los huéspedes internacionales del hotel.

Café de media mañana

Todo lo que quieras encontrar está en la calle Knez Mihailova. Y para ello no hay que cruzar ninguna puerta sino dejarse caer por las numerosas terrazas que se adueñan de esta arteria peatonal.

Haga frío, llueva o nieve, sus asientos están siempre repletos de comensales que paran para entonarse con un té, calentarse con un café, refrescarse con una pivo (cerveza) o achisparse con un chupito de Rakija.

Estos establecimientos están preparados para lo que el cuerpo pida y suponen un gran recurso para los viajeros de horario anárquico.

Aperitivo

‘?’ no es una pregunta, es una respuesta. Es la solución para aquellos que busquen la taberna más vieja del lugar. Y es que tanta convulsión, tantos vaivenes políticos y religiosos y tantos conflictos internos provocaron que sus dueños, hartos de cambiar el nombre a su viejo bar para no herir según qué sensibilidades, decidieron llamarla de esta curiosa manera.

Pero lejos de ser una vitrina de antigüedades o un museo de fetiches kitsch para guiris, este bar es lo que se supone que tiene que ser una kafana (taberna en serbio). En sus mesas bajas de madera es bienvenido cualquier parroquiano que busca conversación, cerveza y una cocina tradicional donde los ćevapčići, unos rollos de carne de toda clase acompañados de verduras, son los grandes protagonistas de la carta.

Comida

En la confluencia del gran Danubio con el río Sava, las aguas forman un remanso de paz que los habitantes de Belgrado han aprovechado para poder navegar con tranquilidad. Ahí nació la costumbre de comer en las embarcaciones la pesca del día y de esta tradición los numerosos restaurantes que descansan amarrados a ambas orillas.

Algunos de los más conocidos son Dijalog, Porto o Leonardo donde lo más socorrido es recurrir a platos como los kebaps o las musakas, herencia de un pasado otomano. No se asusten si en cualquier momento aparece una pequeña orquesta de timbres balcánicos.

Esta versión serbia de la tuna, sorprendentemente, suele ser del agrado de los belgradenses, que se arrancan a cantar en el momento menos sospechado.

Postre

No sucumbir a la tentación del dulce en es un delito en esta ciudad. Y más teniendo en cuenta que es el paraíso para los más golosos con un postre estrella: la baklava.

En la pastelería Dukat se puede disfrutar de todo tipo de pastelitos de origen árabe, siendo el pistacho el omnipresente ingrediente que se acompaña de todo tipo de sabores. No hace falta ser un sugar lover para dejarse convencer, la ventaja de su pequeño tamaño les convierte en un bocado irresistible.

Las calorías no deberían de ser una preocupación después de una mañana tan intensa y, por si acaso, el té árabe (que también se vende en esta tienda) siempre es un buen aliado para ayudar a la digestión. Si no es suficiente, siempre queda el recurso de darse un paseo por el cercano y monumental parque Kalemegdan.

Merienda

El renacer cultural de Serbia se está gestando en el barrio universitario y alrededor de los centros de arte y música contemporáneos más importantes. Es el caso del teatro dramático yugoslavo, un moderno edificio que ha contagiado a las calles colindantes y les ha empapado de nuevas tendencias.

En estas vías proliferan cafés creados para la inspiración y para compartir conocimientos. La calle Njegoseva está regada de terrazas con pequeños puestos de libros que invitan a la lectura. Si el caprichoso tiempo no acompaña, el club Akademia 28 merece una visita por ser un 3 en 1: delicada cafetería, biblioteca y cine.

Cena

Al Restaurante Reka no hay que llegar ni el primero ni el último. Si eres el primero corres el riesgo de aparecer antes de que comience la música. Si se llega más tarde de las 21.30h es posible que quieras empezar directamente con los postres y los chupitos de Rakia.

Y es que este pintoresco rincón se ha ganado un nombre en la noche de la ciudad gracias a sus platos (más y más carne), al buen vino del sur del país y… al turbofolk. La costumbre de animar todas las comidas con música se eleva a la enésima potencia en este lugar. Desde el primer bocado, una animada orquestilla (de no más de 4-5 músicos) interpreta temas nacionales e internacionales y marca la pauta de la cena.

La música se anima poco a poco con el transcurso de la velada hasta el postre. Es entonces cuando el ritmo crece y las armonías occidentales se retuercen hasta las exóticas escalas eslavas. Es el momento del turbofolk, el género por antonomasia del país. A las bases de las canciones populares se le añade el potente componente electrónico que hace que todos los visitantes se levanten de sus asientos y, animados por el alcohol y por el frenético ensalzamiento de la amistad, comiencen a bailar.

La fiesta suele terminar con coreografías imposibles encima de la mesa y cánticos regionales a orillas del Danubio.

Primera copa

Belgrado no es sólo folclore balcánico hirviendo por todos sus poros. Occidente ha entrado con toda su fuerza en sus bares de copas, claramente influenciados por el ambiente neoyorquino y berlinés.

Es el caso del Supermarket, un lugar idóneo para saludar a la noche o despedir el día ya que no sólo ofrece cocktails cosmopolitas, sino también comida sofisticada internacional y una tienda de objetos cotidianos de diseño. La música suele ser electrónica (de la buena) de DJs europeos, lo que convierte a este local en un referente del futuro, aunque su excesivo parecido a los ambientes anglosajones puede provocar una sensación de extrañamiento en el visitante.

Alargar la noche

El viejo puerto en la ribera del río Sava quedó obsoleto tras la construcción de su homónimo industrial en el Danubio. Desde entonces, los viejos hangares se han llenado de garitos de diferentes ambientes que pinchan y/u ofrecen música hasta el amanecer.

La discoteca Magacin o el jazzclub restaurante Iguana son sólo dos ejemplos de cómo la demanda de calidad y de ocio sube en una ciudad inabarcable que sabe disfrutar de la vida, de las liturgias de la rutina y de la gastronomía las 24 horas del día.

Leído en CondéNast Traveler