Archivos del mes: marzo 2013

Viajar por primera vez en avión

Siempre hay alguien que está a punto de vivir su “primera vez” al subirse a un avión y no hay quien le cuente a qué se enfrentará.

Si bien no es cosa del otro mundo, vale la pena describirlo. Para los viajeros empedernidos eso ya es cosa de diario y dejamos de poner atención en tantos detalles que a estas personas les causa hasta angustia.

Para comenzar, tranquilo!! No pasa nada!! El avión es un medio de transporte como cualquier otro, de hecho es el más seguro del mundo.

Antes de viajar

Al hacer tu equipaje toma en cuenta que contigo sólo puedes llevar una maleta, que no debe rebasar el peso y medidas que marque la aerolínea. Algunas marcan como límite 10, 12 ó 15 kilos, y medidas de 55x40x20 cm.

Ten presente que no puedes llevar líquidos en envases grandes (el límite es de 100 ml) y tampoco cualquier objeto punzocortante: tijeras, navajas, etc. Lo mejor es consultar muy bien esta información antes de viajar.

Equipaje facturado es el que registras y que no va contigo; también vale la pena informarte sobre los límites de éste. Por cierto, aquí si puedes llevar líquidos y los objetos que se prohíben en el equipaje de mano.

Lo que no puedes olvidar

Si haces un viaje nacional debes tener presente que puedes olvidar todo, incluso el billete mismo, pero jamás tu identificación oficial. Hoy en día la mayoría de las aerolíneas ya ni siquiera te piden el billete electrónico, sólo necesitan tu nombre e identificación para sacar el pase de abordar.

Si haces un viaje internacional, no olvides el pasaporte y el visado del país a visitar, así como los requerimientos que éste solicite.

Al llegar al aeropuerto

Te diriges al mostrador de la aerolínea en que vas a viajar, presentas tu billete electrónico e identificación, o sólo te preguntan el nombre y te pedirán el ID; ahí mismo reciben el equipaje que irá facturado.

Entonces, te darán tu tarjeta de embarque, que sustituye al billete, y pegarán en él el ticket que identifica a tu maleta facturada. La tarjeta de embarque marca el nombre, puerta de salida, número, horario y destino del vuelo, tu número de asiento y más información.

Luego, te diriges a la entrada a la terminal (de donde salen los aviones). Ahí te pedirán la tarjeta de embarque y la identificación para entrar. Una vez en el acceso, hay charolas donde colocas tu bolso y todo lo que traigas en los bolsillos, así como cinturón y joyas; eso y tu equipaje de mano lo pasarán por rayos X, mientras que tú pasarás por el detector de metales.

Al pasar este filtro, tomas todas tus pertenencias y te diriges a la puerta que marca tu tarjeta, donde esperarás hasta que la azafata llame para embarcar, y entonces te pedirán una vez más la documentación.

Una vez adentro del avión pon atención a las indicaciones de los sobrecargos.

Tips:

* Ve al baño antes de embarcar, porque no te permitirán pararte hasta que el avión alcance su altura.
* Antes de entrar en la teerminal termina o deja cualquier bebida que lleves.
* Pon las monedas, llaves y joyas en una bolsa antes de pasar por la revisión.
* Sólo en algunos viajes internacionales te hacen quitarte los zapatos, y éstos los debes pasar también en una charola por rayos X.

Leído en Tips de viajero

Rijksmuseum, para los amantes del arte

Rijksmuseum, el destino de los amantes del arte que visitan Ámsterdam

Los coffee shops, el barrio rojo o los locales de ambiente son tres de los espacios que más llaman la atención de los turistas que se acuden a visitar la ciudad de Ámsterdam. Sin embargo, también son muchos los que llegan dispuestos a disfrutar de sus monumentos, sus canales y del arte que posee.

En este sentido, las facilidades para el turista (amplio número de vuelos y una interesante oferta de hoteles)  permiten que a dicha urbe lleguen viajeros que tienen como claro objetivo conocer in situ el paraíso del arte: el Rijkmuseum.

También se le conoce como Museo Nacional a este centro expositivo que se puso en marcha en el año 1800 gracias a la acción del financiero Alexander Gorel.

En un primer momento estuvo ubicado en La Haya y no sería hasta 1808 cuando se trasladó definitivamente a Ámsterdam, teniendo varias sedes, aunque la definitiva y actual es un espectacular edificio realizado por Pierre Cuypers a medio camino entre los estilos gótico y renacentista.

El Rijksmuseum se encuentra en la Plaza de los Museos, junto a otros espacios artísticos como el que gira entorno a la figura del pintor holandés Van Gogh.

Colecciones del Museo Nacional

En este museo los visitantes se encontrarán con la mejor y más grande colección de arte que existe sobre el Siglo de Oro holandés. Y es que formando parte de ella se encuentran trabajos de grandes artistas como Rembrandt, Vermeer, Frans Hals o Hendrick Avercamp.

En lo que respecta a las obras más importantes que pueden contemplar destacan El alegre bebedor, La ronda de noche, La Lechera o el Autorretrato del joven Rembrandt.

Aunque esta colección es la que más sorprende y la que acapara más la atención de los visitantes, no hay que obviar el hecho de que también se puede admirar los trabajos de otros grandes artistas de los Países Bajos como El Bosco, Antonio Moro, Pieter Brueghel el Joven…

Colecciones muy interesantes, al igual que las dedicadas a pintores extranjeros, que sin duda alguna enamoran a cualquier viajero que aterrice en Ámsterdam.

Leído en Toursiteye

Por toda Europa [Boletín n.º 19]

Navartur

 

¿Qué hay de nuevo en Roma?

Lo nuevo en Roma

Si Rómulo y Remo levantaran la cabeza se tomarían un gin tonic en el barrio de Monti y se quitarían el sombrero ante Zaha Hadid. En definitiva, se encontrarían hoy una Roma ‘nuova, nuovissima’.

Aquí podrás encontrar algtunas de las claves de lo último que se cuece en la Ciudad Eterna en arquitectura, gastronomía, ocio, shopping…

Leer [+]

Road trip por la región del Tarn

Un road trip por la región del Tarn, Francia

La región de Midi-Pyrénées es la más extensa del territorio francés. Situada hacia el sur y formando frontera con España, destaca por su belleza, ciudades medievales, viñedos y extraordinaria gastronomía.
Leer [+]


Por toda Europa [Boletín n.º 19]

Navartur

 

¿Qué hay de nuevo en Roma?

Lo nuevo en Roma

Si Rómulo y Remo levantaran la cabeza se tomarían un gin tonic en el barrio de Monti y se quitarían el sombrero ante Zaha Hadid. En definitiva, se encontrarían hoy una Roma ‘nuova, nuovissima’.

Aquí podrás encontrar algtunas de las claves de lo último que se cuece en la Ciudad Eterna en arquitectura, gastronomía, ocio, shopping…

Leer [+]

Road trip por la región del Tarn

Un road trip por la región del Tarn, Francia

La región de Midi-Pyrénées es la más extensa del territorio francés. Situada hacia el sur y formando frontera con España, destaca por su belleza, ciudades medievales, viñedos y extraordinaria gastronomía.
Leer [+]


Los 10 mejores espacios naturales de España

España es uno de los países con mayor diversidad de paisajes y ecosistemas de Europa. Es difícil decantarse por un paraje natural en concreto porque hay cientos interesantes, desde glaciares en el Pirineo a desiertos en Almería. Puestos a seleccionar, estos diez son algunos de los más impactantes:

Las Médulas 4
1. Las Médulas (León)

Nunca un desastre ecológico creo tanta belleza. Los romanos combinaron la acción de hombre y del agua a presión para horadar esta montaña de León en busca de oro. Cuando se fueron lo que quedó atrás fue un paisaje irreal de pináculos, cárcavas y montañas rojizas tapizadas por un extenso bosque de castaños.

La mejor hora para la visita es en el ocaso, cuando los rayos del sol postreros iluminan las arcillas encarnadas e incendian el escenario. [ Saber más… ]

Mallos
2. Los mallos de Riglos (Huesca)

Impresionan solo con verlos a lo lejos. Unas gigantescas mazorcas de piedra conglomerada que se vuelven de oro cuando el sol se acuesta sobre ellas. La capital histórica del montañismo español.

Y abajo, diminuto ante la majestuosidad de las paredes verticales, el pequeño pueblito de Riglos, encalado y silencioso, sin apenas ningún elemento que rompa sus hechuras de aldea montañesa.

Borosa
3. Cerrada de Elías en el río Borosa (Jaén)

El parque natural de las sierras de Cazorla, Segura y las Villas es ese sitio donde los ciervos saludaban por su nombre a Félix Rodríguez de la Fuente. Uno de sus rincones más agradables es este garganta oscura y húmeda que el río Borosa forma poco antes de desaguar en el Guadalquivir.

La roca pulida por la erosión verdea por la cantidad de musgo y helechos que la recubren, ayudando a crear un mundo húmedo y recogido donde el único rumor lo produce el Borosa en su continuo excavar.

 

Volcanes Palma
4. Volcanes de La Palma (Canarias)

La Palma, como el resto de las Canarias, está hecha a base de fuego y lava. Una génesis volcánica que se hace patente en toda la cresta de conos que forma el espinazo de la isla. Un sendero recorre este paisaje sacado del Averno. Se desliza por un paisaje torturado y único, donde la lava, las escorias y las extrusiones basálticas pintan el decorado con toda la gama del ocre al negro.

Hasta el nombre de los volcanes contribuye a la vélelas de la ruta: el Birigoyo, el Nambroque, el Hoyo Negro, el Duraznero…

Pedriza
5. La Pedriza del Manzanares (Madrid)

Un capricho de la naturaleza (junto a un concienzudo trabajo de su martillo ejecutor: la erosión) hicieron de la cuenca alta del río Manzanares uno de los paisajes más singulares de Madrid. Un gigantesco caos de bloques redondeados, los domos, que se acumulan uno encima de otro hasta culminar en el pico del Yelmo (1.714 metros), la cima de la Pedriza.

Un laberinto de piedra en el que nada es lo que parece y donde es fácil perderse.

Cíes
6. Islas Cíes (Pontevedra)

Reductos del ecosistema litoral gallego, las islas Cíes y sus vecinas Ons y Salvora han resistido milagrosamente al avance del urbanismo. En sus dunas, playas y acantilados pervive el matorral autóctono de la costa atlántica. Anidan grandes colonias de gaviotas de patas amarillas. Y conservan los últimos bosquetes de higueras y rebollos, relictos de la cubierta vegetal original.

Las Cíes son tres: Monteagudo, Faro y San Martiño. Las dos primeras comparten la playa de Rodas, una de las más bellas de Galicia. Hay barcos diarias en temporada desde Vigo, Baiona y Cangas de Morrazo.

Acantilado de Barbate
7. Pinar y acantilado de Barbate (Cádiz)

Una pared de arenisca y caliza de casi 100 metros de altura se eleva sobre las aguas del Atlántico entre Barbate y Caños de Meca. Un espacio protegido desde 1989 en el que anidan gaviotas, grajillas, garcillas bueyeras y otras muchas especies de aves marinas. Sobre el acantilado despunta aún la Torre del Tajo, atalaya desde las que los pescadores oteaban las incursiones piratas y los bancos de atunes.

En marea baja la base del acantilado deja al descubierto docenas de hermosas calas y playitas, perfectas para un baño en intimidad, a las que solo se accede desde Caños de Meca.

Selva de Oza
8. Selva de Oza (Huesca)

Es una de las masas forestal de hayas y coníferas más densas del Pirineo Aragonés. Una selva de verdad. Pero que cambia del verde vibrante del verano al estallido multicolor de ocres, amarillos y almagres del otoño.

La selva de Oza cubre la cabecera del río Aragón Subordán, entre los macizos de Peñaforca y Bisaurín, y está considerada una reliquia del bosque pirenaico autóctono.


Reserva del Saja-Besayas 4
9. Reserva del Saja-Besaya (Cantabria)

La cuenca alta de estos dos ríos cántabros es la gran mancha verde que antecede al parque nacional de Picos de Europa, por su vertiente sur. Un extenso bosque atlántico, de 1.800 kilómetros cuadrados de superficie, que engloba a buena parte de los valles occidentales de Cantabria.

Densas masas de roble, hayas, abedules, serbales y acebos cubren el parque natural más grande de Cantabria. La carretera que lo cruza parece hundirse en el bosque, todo verde en verano; rojo y ocre en otoño, como si los árboles se echaran encima.

 

Lagos de Saliencia copia
10. Lagos de Saliencia (Asturias)

Cuando los glaciares se retiraron de la Cordillera Cantábrica dejaron tras de sí algunos charcos. Entre ellos los lagos de Saliencia, la zona más espectacular y bella de todo el parque natural asturiano de Somiedo. El coche se deja en el alto de la Farrapona y de allí se camina media hora hasta el primero de los lagos, el de la Cueva.

La pista sigue en pronunciado ascenso para salvar un collado que antecede a los otros depósitos de agua: la laguna de la Almagrera (casi colmatada), el lago Calabazosa (también conocido como Negro) y el lago Cerveriz.

Leído en el blog de Paco Nadal

¿Qué hay de nuevo en Roma?

Si Rómulo y Remo levantaran la cabeza se tomarían un gin tonic en el barrio de Monti y se quitarían el sombrero ante Zaha Hadid. En definitiva, se encontrarían hoy una Roma ‘nuova, nuovissima’. Éstas son unas claves de lo último que se cuece en la Ciudad Eterna.

A Roma no le pesan los años. Estos son algunos de los retoques modernos que hemos descubierto. Porque junto al Panteón y otros tesoros milenarios han florecido nuevos ejemplos de diseño y creatividad. La ruina junto al museo vanguardista. La ostería de siempre junto al garito ‘trendy’. Lo retro y auténtico en su versión más viva y atractiva… ¿Cuándo volvemos?

1. Monti, el barrio ‘in’

Ningún barrio de Roma acomoda con más naturalidad los nuevos tiempos que Monti, al lado del Coliseo. Aquí, la galería de jóvenes artistas comparte dirección con el taller del viejo orfebre. La moda más chic está junto a la lavandería. El garito moderno donde tomarse un combinado es vecino de la antigua cafetería. Así es Monti.

Famoso es ya su Mercato de ropa y objetos vintage que cada domingo instalan jóvenes creadores y diseñadores locales. No dude en comer en Antico Forno ai Serpenti, abierto a principios de este año, para probar delicias italianas de toda la vida en un ambiente fresco y moderno.

2. La luna en el Coliseo

Es otra forma de experimentar la grandeza del Coliseo y buscar el gladiador que lleva dentro. Hasta el 5 de octubre se puede visitar el Anfiteatro Flavio por la noche. Sí, el icono romano por excelencia (está siendo restaurado, pero se mantiene abierto al público) está mucho más tranquilo bajo la luz de la luna, también bastante más inquietante.

Otra novedad es que se pueden visitar los subterráneos, galerías y arcadas internas del Coliseo, es decir, las secciones donde los gladiadores esperaban la lucha fatal contra las fieras.

3. MAXXI, by Zaha Hadid

Este nuevo museo diseñado por la laureada iraní Zaha Hadid ha abierto sus puertas esta primavera entre una gran expectación. Es el primer museo de arte contemporáneo de la Ciudad Eterna y ha visto la luz tras diez largos años de problemas presupuestarios y burocráticos. El resultado es una imponente estructura de cemento y cristal bautizada como la ‘Serpiente de acero’ por sus formas sinuosas.

Con este edificio Roma aparece por primera vez en el mapa de las urbes con la arquitectura más puntera del planeta.

4. Flagships stores: comprar o morir

Casi todos los grandes diseñadores tienen tiendas fetén en las calles que llevan a la Plaza de España (las desorbitantes Via Condotti, Via Borgognona… ). En la primera mitad de este año se ha inaugurado, por ejemplo, la Louis Vuitton Maison Etoile Rome, una tienda que incluye biblioteca y hasta un cine, excesos que atestiguan la porosa frontera que comparten moda y espectáculo.

Por cierto que las rebajas se celebran en enero y agosto. Ermenegildo Zegna y hasta nuestra española Zara han abierto también asombrosas tiendas este año.

5. Secretos vaticanos

El Vaticano da últimamente muchos titulares oscuros relacionados con historias de traiciones e intrigas. Si le atraen las conspiraciones no dude en pasarse por los Museos Capitolinos antes del 9 de septiembre.

En ellos se está exponiendo por primera vez en la Historia el Archivo Secreto Vaticano: un total de 100 documentos entre pergaminos, manuscritos, códigos y cartas seleccionados entre millones que el Vaticano ha guardado con celo desde 1612.

6. Marni House

El director de cine y productor extraordinaire de aceite de oliva, Armando Manni es dueño de uno de los secretos mejor guardados de Roma. Se trata de un apartamento ubicado entre la Fontana de Trevi y el Panteón.

El lujoso interiorismo y las vistas a la columna de Marco Aurelio (siglo II) no son nada comparado con el trato que recibe el huésped en Casa Manni, un ático diseñado por Adam D. Tihany.

7. Verano Romano

Del 15 de junio al 15 de septiembre, la ciudad de la Dolce Vita se rinde a la cultura. Bajo el nombre de Estate Romana (Verano Romano) se celebran más de 200 conciertos, eventos y fiestas para todos los gustos.

Hablamos de música, arte, poesía y teatro en los mismos lugares increíbles que hace veinte siglos albergaban espectáculos lúdicos, juegos y ritos sagrados: desde las Termas de Caracalla al Teatro Marcello. Todo un lujo de escenarios para disfrutar de bandas como Radiohead o para escuchar una ópera de Verdi.

8. Café entre libros

Roma sigue sirviendo el mejor capuccino del mundo, pero de un tiempo a esta parte, las cafeterías más interesantes se encuentran en variopintas librerías. Es el fenómeno del Book Bar, tiendas de libros donde le servirán un vino, un gin tonic o un buen chute de cafeína.

Han surgido por todas partes: Salotto 42, Baràbook, Tumas Book Bar, Tra le righe, Lettere Caffè, Libreria Giufà… la lista es interminable.

Descárguese aquí la guía práctica de Roma en formato pdf

Leído en Ocholeguas

Un road trip por la región del Tarn, Francia

La región de Midi-Pyrénées es la más extensa del territorio francés. Situada hacia el sur y formando frontera con España, destaca por su belleza, ciudades medievales, viñedos y extraordinaria gastronomía.

Para ubicarnos mejor en el mapa, Toulouse, la cuarta ciudad de Francia en población, es su capital y está tan sólo 60 Km de un pequeño pero interesante rincón dentro del departamento del Tarn.

Esta región, a medio camino entre el Mediterráneo, España e Italia, tiene como eje principal dos ciudades de modesto tamaño pero de enorme importancia y belleza: Castres y Albi. La primera comenzó a ganar relevancia durante el siglo XII, cuando se convirtió en ruta de peregrinaje del Camino de Santiago y con la llegada de la Revolución Industrial, en un importante centro de producción textil, hecho que aún es palpable en las antiguas casas de tejedores y curtidores cuyas fachadas multicolores adornan el paso del Río Agout.

Además de su arquitectura, destacan en Castres el edificio del Palacio Episcopal, el Museo Goya (segundo museo francés con mayor cantidad de arte hispánico), el Teatro Municipal de estilo Art Nouveau y la Plaza central Jean Jaurès, dedicada al destacado político y humanista. En esta plaza es donde recae la mayor actividad comercial de Castres y su mercadillo es una maravilla para curiosear y descubrir lo mejor de la gastronomía francesa.

A poco menos de 40 Km hacia el norte se encuentra Albi, muy conocida por ser la ciudad natal del artista universal Toulouse Lautrec. Albi posee uno de los barrios medievales que mejor se conservan en el mundo, y que menos modificaciones ha sufrido. La ciudad está teñida de un  característico tono rojo-rosa, debido al color del ladrillo producido por las tierras de la ribera del Río Tarn, tonalidad que también adorna la impresionante Catedral de Santa Cecilia, que domina sobre el paisaje.

Alrededor de la plaza central del Albi, se alza el museo Toulouse Lautrec, también de visita obligada ya que se trata de la mayor colección en el mundo sobre el artista (en resumen más de mil piezas de arte, incluyendo sus trabajos más famosos), desde donde se puede admirar el Puente Viejo y la ribera del Río Tarn.

Llegar y conocer este pequeño rincón del sur de Francia es sumamente fácil, sobretodo viniendo de España. A tan sólo 465 Km de Barcelona o 425 Km desde San Sebastián, se convierte en un destino ideal para una escapada de fin de semana.

Leído en Destinos actuales

De costas e interiores [Boletín n.º 18]

Navartur

 

Parc Miner del Maestrat

El Parc Miner del Maestrat

Unas antiguas minas dehierro, un entramado de galerías subterráneas que hoy se abren para que podamos conocer desde dentro cómo era la extracción de mineral.

Ubicado en un pareja natural con unas vistas magníficas, visitar el Parc Miner del Maestrat es una experiencia para los sentidos, una aventura apasionante..

Leer [+]

Sabores de Noruega

Sabores de Noruega

Si la gastronomía es uno de los puntos esenciales para disfrutar de un viaje, precisamente Noruega es muy conocida por sus fiordos, sus auroras boreales y sus paisajes de cuento, pero también por ser la capital mundial del salmón o el bacalao skrei. Una gastronomía que hay que conocer.Leer [+]

Tfno. +34 948 105 570 / +34 629 097 100
info@navartur.es
C/ García Castañón 10 – 5
31002 Pamplona. Navarra (España)

Síguenos en: facebook facebook Suscríbete al Newsletter facebook

Darse de baja en el boletín de noticias

Qué comer en Vigo, Galicia

Comer marisco en Vigo, Galicia

Hablar de Galicia, de Vigo o de Pontevedra es hablar de comida, son cosas inseparables. Parece mentira la de cosas comestibles (y ricas) que llevan el adjetivo del lugar, la palabra “gallego” como garantía de calidad. Gastronomía en mayúsculas. Vamos a mencionar algunas: Pan gallego, pulpo gallego, empanada gallega, ternera gallega, marisco gallego, tetilla gallega,… En fin, qué queréis que os diga. En Galicia se come muy bien.

Y no hay que olvidarel vino, excelente complemento de lo mencionado. Esos vinos blancos y jóvenes que nos llevan la idea del mar y la verdor de los campos gallegos a nuestra cabeza. Es que oir la palabra Albariño y despertarse las papilas gustativas.

En una visita a Vigo no puedes evitar comer bien. Puedes proponerte no hacerlo pero fracasarás estrepitosamente.

Siguiendo con los productos gastronómicos de la zona hay que resaltar los tesoros que los pescadores extraen del mar y de la ría de Vigo. Vigo cuenta con la lonja de pescado mayor de España. La industria conservera, adaptada a frigorífica también, tiene en Vigo su máximo exponente.

¿Y todas esas bateas que flotan en la ría? Mejillones top ten gallegos, que cuando fuimos a visitar las Islas Cíes vimos como extraían. Tener la oportunidad de ver por tus propios ojos las bateas, como sacan los mejillones, los pescadores, todo eso te da una confianza total en el producto de la zona.

¿Dónde comer en Vigo?

Dejamos aquí unas notas de cuatro buenos sitios para comer en Vigo.

Restaurante Baño María

En el restaurante Baño María nos deleitaron con una rica selección de platos y buen vino. Recuerdo especialmente las zamburiñas, un molusco de aspecto parecido a la vieira. ¡Fue la primera vez que las probaba, y me gustaron! La decoración en el piso superior muy peculiar y agradable.

Restaurante Suppo

En el centro de Vigo, igual que el Baño María, encontramos el Restaurante Suppo. Es un sitio que combina un bar en la primera planta y restaurante en el piso superior. Tiene un aire moderno y frío pero es a la vez un local acogedor.

Una gran vitrina con bodega nos recibe arriba, con mesas espaciosas. Recuerdo que comimos platos típicos gallegos pero con un toque actual, moderno, pero sin pasarse.

Restaurante Mirador do Cepudo

El restaurante tiene un emplazamiento espectacular. Comimos al lado de una vidriera contemplando toda la Ría de Vigo, las Cíes, la zona de Nigrán y más,… El deleite ocular no distrae de los ricos platos que allí se sirven. Productos del mar y de la tierra en perfecta combinación. Apetece salir después de comer y dar un paseo por los alrededores.

Restaurante Café Ouxo

Por la zona de Bouzas encontramos este bar muy auténtico donde poder degustar unas tapas en un ambiente muy agradable. El día que fuimos estaba completamente lleno, buena señal. Además de comer tuvimos la suerte de poder participar de un taller de música tradicional con Xurxo Fernández, Marcos y sus socios musicales. Así que terminamos la jornada muy agradablemente cantando y dejándonos empapar por los ritmos tradicionales y sonidos del folklore gallego.

Como decía al principio, en Galicia vas a comer bien, y la gastronomía gallega no defrauda. Y cuando hablamos de viajar, de paisajes, rutas, periplos,…  sabemos que al final todo acaba en una mesa y con los cubiertos en las manos esperando que nos echen algo rico de comer.

Leído en Viajares

San Petersburgo, más que un lugar para viajar

San Petersburgo es una ciudad rusa, de casi 5 millones de habitantes que la convierte en la segunda más grande de su país y una de las mayores de Europa. Situada en la región de Leningrado, es la sede actual de la corte constitucional de Rusia.

El centro de esta ciudad está considerado Patrimonio de la humanidad por la Unesco y aunque sea una ciudad altamente industrial, su conservación es una “obligación”, ya que en su interior guarda historias humanas que deben ser respetadas y escuchadas.

Básicamente la economía de San Petersburgo se basa en la industria química, textil y construcción metálica y del mercado del gas y el petróleo, y la industria aeroespacial, que dan de comer todos los días a muchos familias.

 

Visitando monumentos

Si lo que te gusta es contemplar edificios mientras paseas, el centro de San Petersburgo puede ser un lugar perfecto para ello. Cuenta con muchísimos ejemplos de arquitectura neoclásica o barroca, aunque en la época comunista algunos de ellos se utilizaron como almacenes.

La famosa catedral de San Isaac y su archiconocida cúpula dorada, convertida en museo desde 1931, es un ejemplo de buena conservación y cuidado. Pero no solamente podrás disfrutar de la grandiosidad de este edificio, también tendrás la oportunidad de alegrar la vista con la catedral de San Pedro y San Pablo, la de Santa Trinidad, el monasterio de Alejandro Nevsky, o el monumento a la Tercera Internacional.

Viajar en metro y culturizarse

Una de las cosas que hay que hacer si se viaja a esta ciudad es visitar el metro más profundo del mundo, se puede descender hasta más o menos los 100 metros de profundidad.  Además es famoso por su decoración, ya que en su día algunas estaciones fueron diseñadas bajo el nombre de “palacio del pueblo” y están adornadas con mármol, mosaicos, esculturas…

Si eres de los que no puede volver de ningún sitio sin traer algún recuerdo, no puedes dejar de ir al mercadillo de recuerdos más grande que está situado al lado de la iglesia de El Salvador. Seguro que encontrás un montón de opciones de artesanía rusa que podrás llevar de regalo.

¿Ópera o ballet?

No se puede ir a Rusia y no asistir a la ópera o al ballet, sería como ir a Austria y no visitar la casa de Mozart. Y si te gusta el folclore tradicional, también existen muchos teatros que ofrecen este tipo de espectáculos.

Leído en Viajar por viajar