Archivos del mes: diciembre 2011

Aplicaciones viajeras para el iPhone: Photographers Rights

Aplicaciones viajeras para el iPhone:
Photographers Rights

turistas

¿Puede un guardia de seguridad de un centro comercial sacarte tu cámara o borrar tu tarjeta de memoria? ¿Sabes que si obstruyes un carril de bicicletas para instalar tu trípode pueden acusarte de un delito tipificado en el Derecho Penal del Reino Unido? ¿Qué diferencia hay en las definiciones de “espacio público“ en España, Japón o Australia?

Cuando sales de viaje y te dedicas a hacer fotos de tu recorrido, ¿te planteas la posibilidad de estar infringiendo alguna ley local? Pocas veces nos detenemos a pensar en estos “detalles” pero podemos cometer alguna infracción por desconocimiento. Recordemos algunos consejos sobre este tema:

Ahora tenemos una pequeña ayuda para llevar en nuestro iPhone. Se trata de una aplicación simple pero útil. No abarca muchos países (sólo Estados Unidos, Australia, Canadá, Reino Unido, Japón, España, Italia y Francia) pero es una iniciativa que se agradece. Se llama Photographers Rights y puedes descargarla desde este enlace gratuitamente.

Contiene información sobre derechos generales, definiciones de “espacio público” o privado, qué se puede fotografia y qué no, leyes específicas, fotografía de gente o de menores, etc. La información es bastante general, pero al menos es un punto de partida para poder guiarte y conocer el marco en el que te vas a mover durante tu viaje. Y si tienes dudas específicas, ya tendrás que investigar un poco más.

Foto | Ed Yourdon en Flickr

Fuente: http://www.diariodelviajero.com/

Las iglesias que no puedes perderte en Dublín

Las iglesias que no puedes perderte en Dublín

St Patricks Cathedral Dublin

Dublín es una ciudad que, con el clima a favor, invita a recorrer sus calles y barrios para sumergirse en su vorágine cotidiana, pero también detenerse en sus lugares emblemáticos para conocerlos. Estas son algunas de las iglesias que no puedes perderte en Dublín.

Y digo algunas, porque hay muchas y no todas las pude conocer, pero si tuviera que escoger algunas imprescindibles, el listado sería el que sigue. Incluso, alguna de ellas ha sido reconvertida y en ella ya no se escuchan misas sino que se puede tomar un café y comprar souvenirs (bueno, esto también se puede hacer en otras…).

Catedral de San Patricio

Volveremos sobre esta iglesia dedicada al patrono de Irlanda, Saint Patrick’s Cathedral. Es la mayor de las dos catedrales de la Iglesia de Irlanda. Se construyó junto a un pozo en el que según cuenta la leyenda San Patricio bautizaba a aquellos paganos que se convertían al cristianismo.

Originalmente la catedral era una simple iglesia de madera construida el siglo V en honor a San Patricio. Fue en el siglo XII cuando la iglesia fue reconstruida en piedra. La catedral actual se construyó en el año 1200 y se finalizó en el 1270.

En los años posteriores, se han realizado una gran cantidad de renovaciones, pero se ha logrado preservar la pureza histórica del edificio. La colosal torre oeste, que fue construida en 1370, cuenta con uno de los carillones más grandes de Irlanda.

Hoy día es una delicia pasear o descansar por el parque que hay junto a ella, sobre todo, para esperar si te quedas en la puerta porque hay un oficio y se puede entrar a visitarla. Hay que asegurarse de los horarios de visita (de pago, 5’50 euros, incluida en el Dublin Pass).

Christ Church Dublin

Catedral Christ Church

La Catedral Christ Church, también conocida la Catedral de la Santísima Trinidad (Cathedral of the Most Holy Trinity) es la más antigua de las dos catedrales protestantes de Dublín (junto a la de San Patricio).

Aunque pude pasear por su exterior en varias ocasiones, y asistir atónita al inmenso repicar de sus 19 espléndidas campanas que anunciaban misa, no tuve la posibilidad de visitarla en su interior, y no será porque no lo intentamos. Pero los horarios de visita de los días festivos son muy escuetos.

Esta catedral también comenzó siendo un pequeño templo de madera creado por el rey vikingo Sitric en el año 1038. Posteriormente, en el siglo XII comenzó la construcción de la actual iglesia de piedra. La catedral fue restaurada en su práctica totalidad en el siglo XIX y, aunque se trató de conservar al máximo su aspecto medieval, la iglesia sufrió muchos cambios.

Bajo la iglesia se sitúa una enorme cripta del siglo XII que constituye la estructura más antigua de Dublín que aún se mantiene en pie. En ella se pueden ver algunas exposiciones además de tomar algo en una cafetería que sorprende al visitante.

De su exterior destaca un pequeño puente, construido en 1870, que comunica la catedral con Synod Hall, el lugar en el que se encuentra el museo de exposiciones vikingas de “Dublinia“, otra de nuestras asignaturas pendientes en Dublín.

Iglesia de San Michan

La Iglesia de San Michan se fundó alrededor en el siglo XI como capilla para la colonia danesa que se asentaba en este territorio. Durante alrededor de cinco siglos fue la única iglesia que existió en la orilla norte del río Liffey y en la actualidad es la única que queda de origen vikingo a este lado del río.

La iglesia fue reconstruida por completo en 1685 otorgándole su apariencia actual. Su fachada es sobria, su interior humilde, y es bastante pequeña. Destaca el órgano tallado en madera fina, uno de los mas más antiguos de Dublín (1724). No obstante, hay algo que hace a esta iglesia más peculiar y capaz de inspirar a Bram Stoker para escribir su célebre “Drácula”.

El punto más importante de la Iglesia de San Michan está debajo del suelo. A lo largo de los túneles de piedra de la cripta se reparten numerosas cámaras funerarias. La peculiaridad es que los ataúdes de los difuntos están abiertos y se puede ver los restos humanos totalmente semi-momificados y arenosos.

Entre las momias destacan la de una monja con 400 años de antigüedad, la de un hombre al que le faltan las manos (probablemente un ladrón) y los pies o la de un cruzado al que se le partió en dos para que entrara en el ataúd… ¿No da escalofríos?

La entrada a esta iglesia es gratis y se pueden hacer visitas guiadas por 3’5 euros.

Oficina turismo

La iglesia se Saint Andrew, Oficina de Turismo

Esta no será la iglesia más bonita que conozco, pero sin duda sí es una Oficina de Turismo impresionante. Si deseas tener la información más completa, coger mapas y folletos, comprar tus pases para transportes y visitar la ciudad, tomarte un café o llevarte algún souvenir, te recomiendo que lo hagas en la Oficina de Turismo de la calle Suffolk, ubicada en la antes iglesia de Saint Andrew.

El edificio actual se construyó en 1860, cuando la antigua iglesia de 1665 se quemó. La iglesia fue restaurada y adquirida por el Ayuntamiento recientemente, que la ha convertido muy acertadamente en Oficina de Información turística de la ciudad, con una cafetería en la segunda planta (y acceso a wifi gratis, todo hay que decirlo, ya que no era fácil en Dublín encontrar una conexión).

Me quedé impresionada al entrar en esta iglesia, que conserva sus arcadas y cristaleras, y resulta interesante subir hasta la última planta, para llegar a esos lugares de altura a los que en una iglesia “al uso” nunca podrías acceder.

Iglesia carmelita de Whitefriar Street

Por último, me he acordado de que San Valentín está en Dublín, en concreto en la iglesia carmelita de Whitefriar Street. Por desgracia me he acordado al volver de la ciudad, por lo que me quedé sin visitarla.

La Iglesia de Whitefriar Street es una de las más grandes de Dublín, y aunque poco conocida (excepto por los enamorados muy bien informados), merece la pena su visita.

En fin, aún hay muchas iglesias para visitar en Dublín con muchos atractivos, para la devoción o para la admiración, aunque hemos destacado unas cuantas para que vayáis abriendo boca y planificando el viaje y vuestras paradas.

Fuente: http://www.diariodelviajero.com/

En vuelo: 4 verdades abordo

En vuelo: 4 verdades abordo

No, tranquilos, no os preocupéis no estamos hablando de costes adicionales o de una verdad escabrosa. Pero ya se sabe, todos tienen sus propios secretos y las aerolíneas no iban a ser menos. Por una razón u otra, no siempre se informa a los pasajeros de lo que sucede abordo. Tras investigar un poco, aquí os traemos algunas verdades que a buen seguro tendrás en cuenta en tu próximo vuelo…

La seguridad es lo primero

El principal motivo por el que parece que la tripulación no da toda la información es por la propia seguridad de los viajeros, aunque en ocasiones pueda sonar contradictorio. ¿Os imagináis lo que debe ser un vuelo con los pasajeros entrando en pánico? Mejor no, pero claro, la curiosidad está ahí…

Cinturones

Una vez fuerte y clara nos hace llegar su mensaje, el cual se ve reforzado por una señal luminosa: abróchense el cinturón de seguridad. Tanto en el despegue como en el procedimiento para el aterrizaje, también cuando hay turbulencias, es necesario tenerlo puesto. Y mejor que lo hagamos, el motivo es obvio: seguridad. Hay mil y una historias, que no leyendas, de gente golpeándose, en muchos casos la cabeza, por no estar asegurados. Mejor tener en cuenta esto la próxima vez que dudes si ponértelo…

¿Dónde me siento?

Si sueles volar con low cost, seguro que esto te resulta muy familiar: el asiento no está asignado y se elige por orden de llegada. En algunos casos nos podemos encontrar con velocistas que corren directos a las primera filas, consideran que hay es donde menos se pueden notar las turbulencias y demás: falso, quienes han viajado con asiduidad saben que la mayor estabilidad la encontramos a la altura de las alas. Eso sí, si tiendes a marearte o equivalente, evita las últimas filas de asientos, pues tienden a oscilar más.

Gadgets abordo

Nada más entrar en la aeronave, nos recomiendan (o exigen) apagar todos los aparatos electrónicos. Sea como fuere, esto es más bien una medida preventiva, no se ha probado científicamente que un dispositivo electrónico estándar afecte a los aparatos de abordo. De hecho, los aviones empiezan a estar equipados son sistemas de Wi-fi, con lo que las políticas tendrán que ser un tanto más relajadas en estos temas.

El baño

Bien, cosas que pasan a los pilotos. A veces, sobre todo si estamos en las primera filas, es fácil observar un gran movimiento con los asistentes de vuelo: cortinas cerradas, cuarto de baño bloqueado, unas medidas de seguridad que nada tienen que envidiar el mismísimo FBI. Pero, ¿por qué? ¿Qué sucede? Posiblemente el piloto haya ido al servicio… el resto es parafernalia de seguridad, pero eso realmente no nos afecta. El copiloto está muy preparado, de hecho algunos estudios han demostrado que muchas veces cuentan con una experiencia y una pericia igual o superiores que las del capitán.

Pero. ya sabéis, no olvidéis apagar el móvil antes de despegar…

Foto: Daquella Manera, Antonio Quintano, crd, Lee J Haywood, Trapería:) / Flickr CC.

Fuente: http://www.liligo.es/blog-viajes/

Viajar en tren por Uzbekistán

Tren en Uzbekistan

Tren en Uzbekistan

Cuando el presupuesto no permite tomar vuelos interiores en un país – y el tiempo conspira a favor de uno –, las otras dos opciones de transporte público que le quedan al viajero son el autobús y el tren.

El primer tren al que me subí en Uzbekistán cubría el recorrido Tashkent – Bukhara, aunque el primer billete de tren que me compré era para ir a Urgench, uno de los dos accesos ferroviarios a las inmediaciones del Mar de Aral y el único a Khiva.

Lo perdí. Por primera vez en mi vida – y espero que última – perdí un tren. Lo peor no es que yo llegara tarde sino que el tren, el maldito tren, fue tan puntual y británico que lo ví pasar delante de mis narices. Mientras franqueaba la puerta de la estación y dejaba mis mochilas en la máquina de rayos X a las 14:55, exactamente su hora de salida, veía salir disparados a los vagones en dirección Urgench.

Para confirmarlo, al enseñarle mi billete el policía me hizo el gesto de cruzar los antebrazos frente a su pecho, el equivalente de “no pasar”, mientras un compañero suyo me señalaba al convoy que abandonaba Tashkent indicando que era el que correspondía a mi destino. Y no era plan correr, con aspecto más de tortuga que de Usain Bolt, por el andén, aunque me hubieran llegado a franquear el paso.

Dentro de la mala suerte de haberme quedado en tierra, al menos en Uzbekistán si pierdes un tren puedes solicitar un reembolso parcial del importe del billete, y eso fue lo que yo hice cuando dejé de maldecir mi estampa.

Saliendo del edificio principal de la estación, en un anexo a la derecha están las taquillas, donde yo había comprado el billete – pero en una taquilla normal, no en la sala con el rimbombante cartel de Railway Cash Desk For Non-Residents of the Republic of Uzbekistan, puesto que estaba cerrada -, y en una de ellas, la 7 ese día, me tramitaron la devolución de parte del importe.

De los 41.000 soms que me costó el billete que no pude usar, me devolvieron 26.000 soms, perfectamente contados por la empleada en la máquina, la misma que usan los cajeros en los bancos. Sobre la marcha, y en función de los destinos de los siguientes trenes que salían esa tarde, me decidí por pagar 32.000 soms e irme a Bukhara, en tren nocturno y una litera en clase platskartny, a las 20:45.

Revisores de un tren de Uzbekistán

Revisores de un tren de Uzbekistán

Companeros-de-viaje-tren-Uzbekistan2

Compañeros de viaje en un tren por Uzbekistan

En Uzbekistán, para largos recorridos y viajes nocturnos, se puede comprar un billete en spalny (compartimento de 2 literas), Kupé (compartimento con 4 literas), platskartny (compartimentos abiertos, 4 literas en cada uno y en perpendicular, al otro lado del pasillo, 2 literas que de día son asientos y mesa).

Si uno está realmente necesitado de ahorrar hasta el último som, el trayecto es corto o quiere autoflagelarse metafóricamente, puede arriesgar la integridad de su columna vertebral viajando en obshi: en asiento duro y sin comodidad alguna.

Además de los cuatro tipos de asiento, y porque en la variedad está el gusto, hay tres tipos de tren en los que uno puede acabar viajando: skory, skorostnoi y passazhirski. Unos son más rápidos que los otros pero la duda sobre a cual nos subiremos se resuelve en taquilla, preguntando la duración del trayecto y el precio, porque los recursos para informarse previamente en Internet son casi inexistentes.

Lo que no son inexistentes son las opciones para comer en los ferrocarriles. Nadie pasa hambre ni sed cuando afronta un largo recorrido en tren por Asia.

Aparte del empleado que se pasea ofreciendo – y llevando – comidas a los pasajeros que lo piden, de las paradas que se hacen donde uno puede bajar a comprar comida, de los vendedores que se suben durante las mismas y de un vagón restaurante por convoy, en Uzbekistán en cada vagón hay también una máquina dispensadora de agua hirviendo.

Aunque así dicho parece que no tenga relación con la alimentación, hablo de una pequeña caldera y depósito que sirve para calentar café, té, fideos chinos o cualquier cosa que hayamos comprado en la estación o fuera de ella.

Nosotros, o nuestros compañeros de “compartimento”. Si lo pongo entre comillas es porque, como ya he dicho, en plastkartny no existe esa puerta que te aísle del resto del vagón. Uno lee, dormita, reflexiona o contempla el paisaje en comunidad con cualquiera que circule por el pasillo o se haya sentado en una litera.

Uzbekistan tren

Leyendo el periódico en un tren de Uzbekistán

Durmiendo la siesta en un tren de Uzbekistán

Durmiendo la siesta en un tren de Uzbekistán

El idioma no es una barrera cuando hay sonrisas y se le ofrece al extranjero un pedazo del pan que hay en la mesa o un vaso de vodka. O dos, porque en un compartimento – este sí, cerrado, y teóricamente sólo para empleados del ferrocarril – junto al de los revisores iban a dormir tres jóvenes uzbekos con los que compartí un rato de risas y comida.

A ellos les regalé cuatro chuchvaras – una especie de samosas que había comprado en un bar enfrente de la estación – y ellos me invitaron a carnes frías, embutidos y, por supuesto, vodka de Uzbekistán, alto en graduación alcohólica y bajo en remilgos.

Tuve que retirarme temprano de su fiesta particular. Soy perfectamente consciente de cuándo el undécimo vaso de vodka – que se bebe de un trago y que se acompaña, pero no mezcla, con un vaso de coca cola después de ingerirlo – puede empezar a provocar exaltaciones eufóricas de la hermandad entre países.

A ellas siguen declaraciones de amistad eterna, regadas por más vodka de ese que jamás hubiera cruzado las fronteras sanitarias de Europa. Además de que el tren irá parando cada dos o tres horas en algún andén desconocido para mí – con el consiguiente trasiego de pasajeros somnolientos que suben y bajan – en cuanto el sol se desperece y amablemente acaricie la ventanilla, sé que mis párpados ya no volverán a cerrarse, así que necesitaba algunas horas de descanso.

Viajar en tren por Uzbekistán, como en India, China o Sri Lanka, es una experiencia obligatoria. Y si uno además esconde en la mochila sus miedos y renuncia a un poco de comodidad, no llegará a su destino decepcionado sino un poco más rico: en experiencias y en humanidad.

Fuente: http://www.viajablog.com/

Trekking en Nueva Zelanda de largo recorrido: Te Araroa

nueva_zalanda_mapaSi eres un apasionado de las montañas, el trekking y los largos viajes, te interesará saber que el próximo 3 de diciembre se inaugura un nuevo recorrido de montaña cuyo itinerario cubre Nueva Zelanda por completo de norte a sur a través de 3,000 kilómetros.

Este nuevo trekking de largo recorrido se llamará Te Araroa -el gran sendero- y cubre las dos islas que engloban el país de Nueva Zelanda. El trekking se inicia en Cape Reinga en la parte más al norte del país hasta llegar a Bluff, el punto más extremo de la isla sur.

La geografía de Nueva Zelanda está repleta de volcanes como el de Ngauruhoe, glaciares como el de Fox o Frank Joseph, parques nacionales como el Tongariro donde grabaron las escenas que vendrían a ser Mordor en el Señor de los Anillos, Glenorchy y Abel Tasman así como espléndidos senderos atravesando la salvaje costa de ambas islas.

El recorrido cubre a su paso ciudades para poder abastecerse de comida y otros bienes y proseguir este viaje a pie por uno de los países más salvajes del mundo. A buen seguro que a más de uno se le va a expirar el visado a medio recorrido y sin enterarse.

Volcán Ngauruhoe

Muchos han sido los voluntarios que han trabajado durante años para unir los existentes recorridos en uno solo. Han sido 17 años de trabajo y el próximo 3 de diciembre se inaugurará este proyecto en Wellington -punto medio del trekking-.

Me lo apunto en mi lista de sueños pendientes para hacer algún día.

Sitio Oficial | Te Araroa

Fuente: http://www.viajablog.com/

Los mejores gadgets viajeros

Muchas veces en Locura Viajes os hablamos de gadgets que hacen la vida del viajero un poco más cómoda. Desde dispositivos para esconder el dinero, cerraduras inteligentes para nuestros equipajes y adaptadores, las opciones son más y más cada día. Y tú… ¿qué gadgets llevas contigo al viajar?

gadgets viajar

La tecnología  evoluciona a pasos veloces y está cambiando el mundo de los viajes. Desde que Apple introdujera el iPod,iPad o iPhone, los dispositivos informáticos se han vuelto compañeros aparentemente indispensable de los viajeros que ahora viajar mirando sus pantallas portátiles.

¿De qué hablamos cuando hablamos de gadgets?

Pues lo primero que se nos pasa por la cabeza, y seguro a vosotros también, es tecnología: portátiles, móviles, GPS, toda clase de dispositivos que nos acompañan al viajar. Pero gadgets también incluye algunos otros acompañantes inteligentes, que pueden ser ropa especialmente adaptada para ciertas necesidades del viajero (y cuando os digo esto pienso en ¡bolsillos!) o por ejemplo inteligentes dispositivos que nos permiten guardar de forma segura nuestro dinero y documentos al viajar; entre otros.

Los mejores gadgets del viajero

Mira a tu alrededor a la hora de empacar, seguro hay una cámara de fotos  y sus accesorios, cargadores y adaptadores, un reproductor de mp3, o quizás un móvil de última generación. Seguro que si sales de viaje de aventura tendrás una mochila especial, quizás un camelback y dependiendo la temporada ropa térmica o de secado rápido.

¡Sin darte cuenta ya tienes tu equipaje lleno de gadgets! Hoy en día los viajeros dependemos de forma imperceptible pero definitiva de muchos gadgets a la hora de viajar.

movil y gadget

Fundas para iPad. Seguro que te preguntas ya por qué vamos a hablar de fundas para iPads. y es que si viajas con uno de estos dispositivos, seguro querrás que esté bien protegido. Pero no sólo en términos de protección es que te recomendamos el Cocoon GRID-IT! Wrap, una funda simple con un extra que seguro sabrás apreciar: la funda te permite llevar también los cables, accesorios y algunas otras cosas más. Una buena forma de mantener nuestro iPad organizado y seguro.

Un disco rígido a prueba de todo. Este es un tema delicado, ya que normalmente los discos rígidos no son muy resistentes y suelen fallar al primer golpe o brusco cambio de temperatura. Y por lo tanto son uno de los gadgets fundamentales, al menos en mi lista de equipaje. Allí guardo una copia total de mi pc (en caso de que algo le suceda a esta), más películas y series que me salvan ante uno de esos viajes larguísimos o una espera de un par de horas. Es también donde guardo todas mis fotos, y los viajeros saben lo importante que son las fotos ¿no?

El disco rígido creado por ioSafe es la solución para todas estas preocupaciones: con una increíbles resistencia a caídas y una carcasa resistente, ofrece un seguro de recuperación de datos de hasta 5.000 dólares y hasta es resistente a inmersiones (hasta 30 minutos). ¿Qué os parece? Para saber más mira el video a continuación:

iPhone o cámara. Para los amantes del iPhone, que seguro son muchos por ahí, y los que especialmente gustan de tomar fotos con su querido dispositivo de Apple, pues ¡este gadget es para vosotros! Se trata del iPhone Lens Dial, un accesorio que incluye 3 lentes de alta calidad que se adhieren a tu iPhone y te permite tomar fotos con un gran angular, ojo de pez y teleobjetivo. Un agregado perfecto para quienes gustan de salvar espacio en vuestro equipaje.

Otros artículos que seguro te vana  interesar si eres, como yo, un fanático de los gadget de viaje:

Fuente: http://locuraviajes.com/blog/los-mejores-gadgets-viajeros/

Si viajas, mejor llévate dos tarjetas de crédito

Si viajas, mejor llévate dos tarjetas de crédito

Visa 1
Me llama una amiga para comentarme que en un reciente viaje por Alemania tuvieron problemas para pagar con tarjetas de crédito de bancos españoles. “Solo nos aceptaban tarjetas de bancos alemanes. Éramos un grupo numeroso y nos resultaba muy molesto reunir efectivo para pagar cada cena, cada hotel”.

He consultado con el corresponsal de este periódico en Alemania y con amigas que viven allí y la conclusión es que no es que no les aceptaran las tarjetas españolas, es que no aceptaban tarjetas de crédito en general; solo las de débito, como la Maestro, muy extendida por países centroeuropeos como Alemania, Austria u Holanda.

Muchos de vosotros lo habéis confirmado cuando consulté por Facebook y Twitter: problemas de Erasmus para pagar en los supermercados de Holanda (solo cash o tarjeta de débito holandesa), problemas en Italia para pagar servicios a través de internet (solo débito italianas), problemas en los transportes públicos de Francia y Bélgica (solo tarjetas nacionales), etc.

Algo a tener muy en cuenta si viajas por estas zonas: las tarjetas de débito son cada vez de uso más común y las normales de nuestro cajero automático NO SIRVEN fuera de España; solo pueden usarse en el extranjero tarjetas de débito autorizadas, del tipo VISA Electrón (excepto en Canada, Australia, EEUU e Iralnda, según dice wikipedia).

El asunto me ha llevado a recordar una máxima que sigo a rajatabla y que siempre recomiendo desde una vez que estuve a punto de quedarme colgado en Sao Paulo sin un euro en efectivo y con la VISA bloqueada:

NUNCA VIAJES CON UNA SOLA TARJETA DE CRÉDITO

Tarjeta-de-Crédito-4La mejor manera de pagar en el extranjero sigue siendo con tarjeta (ya sea de crédito o débito): el tipo de cambio es el oficial interbancario de ese momento y no te cobran comisión. Pero siempre llevo al menos dos, una de crédito y otra de débito de dos sistemas distintos (en mi caso, una VISA normal y otra Electrón más una American Express); sobre todo en viajes largos y a otros continentes.

Y lo aconsejo porque te puede pasar de todo: que la pierdas, que te la roben, que te estropeen la banda magnética al pasarla por una máquina (algo más que habitual), que el único cajero automático en cien kilómetros a la redonda no de dinero en efectivo a la modalidad de tarjeta que tu usas (me pasó hace poco en una isla de Bahamas), que se bloquee por una operación errónea o sospechosa, o que la kartoffelsalat de Alemania solo la puedas pagar con tarjeta de débito, como le pasó a mi amiga …

Si viajas confiandolo todo en tu tarjeta y te falla…¡Houston, tienes un problema! Parece de perogrullo, pero estoy harto de ver viajeros con problemas porque su única tarjeta de crédito está OFF.

Ademas conviene tener en cuenta que no en todos los países está igual de extendido el uso de tarjetas de crédito, y no hablo precisamente de los subdesarrollados. En algunos de los menos sospechosos de estar atrasados, como es el caso mencionado de Alemania o Austria, abundan los establecimientos donde no se puede pagar con tarjeta (incluidos los McDonald’s, al menos es mi experiencia).

En cambio, en los países nórdicos se paga con tarjeta de crédito hasta los chicles del kiosco. En EEUU si no tienes una tarjeta de crédito no existes. Para tomar copas en un local o para echar gasolina te la retienen, la dejas en prenda y cuando has terminado de consumir, te hacen el cargo y te la devuelve.

El colmo de la originalidad (comparado con España) es Chile, donde la gente sale a tomar copas con la chequera. Todo se puede pagar (o al menos se podía hasta hace muy poco) con cheques, incluso las pequeñas cantidades porque la ley es muy estricta (no como en España) y si das un cheque sin fondos te cae el peso de la ley ipso-facto.

¿Y tú? ¿has tenido problemas para pagar en algún país con tarjeta de crédito o débito?

Cuéntanoslo y ayuda a otros viajeros

Original en: http://blogs.elpais.com/

Comidas exóticas en tus viajes

Comidas exóticas en tus viajes

comidas-exotica-viajesEl otro día una amiga de Madrid me contaba que se marcha a Tailandia en breve. Le expliqué mis experiencias por el sudeste asiático y se me hizo la boca agua recordando los currys y los laksas que me zampaba por la zona. Cuando ya podía incluso oler los noodles y las especies, mi amiga me comenta: “yo, por si acaso, me llevaré un poco de jamón serrano envasado al vacío, porque a saber lo que me dan de comer por allí…” Esta es la cara que se me quedó:

serpiente

Yo soy de los que intenta probar cualquiera de los platos típicos de los países por los que viajo, ya sean éstos preparados a base de serpiente, piraña o cocodrilo. La premisa es sencilla: sí aquí lo comen y les gusta, por algo será.

Estando en Tailandia y en Camboya tuve la oportunidad de probar un sinfín de insectos que jamás soñé llegaría a degustar. Escarabajo frito o grillo a la brasa son dos suculentas especialidades que me recordaron bastante a los langostinos al ajillo o las gambas al pil pil.

Aranas-camboya

En Sudamérica la dieta es bastante más parecida a la que tenemos los europeos, aunque durante mi estancia en el Pantanal de Brasil me pegué más de un festín comiendo piraña. De hecho, si te sumerges en las entrañas amazónicas serás capaz de pescarlas tú mismo para posteriormente meterlas en la sartén y zampártelas como si de un mini lenguado se tratara.

Eso sí, estos peces descuartizadores dan por saco hasta una vez cocinados. La cantidad de espinas que encontrarás comiendo piraña son un buen recordatorio del peligro que tiene enfrentarte a ellas, sea cuando están vivas o cuando han pasado ya por la parrilla.

Australia es otro país en el que tendrás la oportunidad de probar manjares difíciles de encontrar en tu mercado habitual. La carne de canguro no está nada mal, bastante parecida a la ternera, aunque tal vez hasta un poco más tierna.

La carne de emú me recordó bastante al pavo. Teniendo en cuenta que el emú es una especie de ave que podría ser un cruce entre el avestruz y el pavo real, entiendo que sea lógico que el sabor de su carne me recordara al pavo.

Eso sí, mi plato favorito durante la temporada que pasé en Australia fue la Pizza de Cocodrilo. Tierna, sabrosa, deliciosa, la carne de cocodrilo, muy al contrario de lo que creía antes de probarla, me fascinó por completo y se convirtió en uno de mis comidas preferidas.

Ya lo ves, grillos, escarabajos, canguros, pirañas o cocodrilos, al final todas las especies de este planeta estamos aquí para devorarnos los unos a los otros y así permitir que fluya el ciclo de la vida, ¿no?.

Por curiosidad, permíteme que te haga una pregunta: ¿cuál es la comida más extraña que has probado en tu vida?

Fuente: http://www.viajablog.com/

Visado para viajar a Tailandia

Visado para viajar a Tailandia

Visado para TailandiaVisado para Tailandia

Tailandia es un destino favorito tanto para aquellos que viajan a Asia por primera vez como para muchos que ya conocen el continente. El país cuenta con paisajes y atractivos para todos los gustos y conseguir el visado suele ser de lo más sencillo para la mayoría de las nacionalidades. Por ambas razones es mi destino actual y por aquí estaré entre dos y tres meses más, por lo que he tenido que indagar cuál es el visado más adecuado para mi.

Tanto si quieres hacer trekking por la jungla y conocer tribus en las montañas o disfrutar de la fina arena y la plácida temperatura del agua en playas paradisíacas, disfrutar de unas estupendas vacaciones en ese país, acostumbrado a recibir turistas, es relativamente fácil.

Aunque hay visados de tránsito o estudios, en este artículo me centraré en los más habituales: de turista y hasta 15 días, 30 días, 60 días – el que yo tengo en estos momentos – y 90 días, conseguidos en función de la nacionalidad del visitante y su forma de entrada al país.

Si todos sabemos lo que es un sello en el pasaporte, he de aclarar que un visado – o visa en inglés – suele ser un permiso para visitar un país que se tramita y paga antes de acceder al mismo en la Embajada o Consulado correspondiente.

Cuando se concede el visado, en la legación diplomática nos ponen el documento de aprobación pegado en una hoja de nuestro pasaporte. El sello de entrada al país vendrá después, cuando crucemos físicamente la frontera.

La información sobre visados y condiciones para los turistas puede, y de hecho lo hace, cambiar con regularidad así que recomiendo siempre consultar con la Embajada o Consulado en vuestro país. Ellos os podrán dar la información vigente relativa a vuestra solicitud, aunque no está de más preguntar en foros o comentar en páginas web cuál ha sido la experiencia de otros viajeros de vuestra misma nacionalidad.

Hay requisitos, como billete de salida del país o justificar recursos económicos suficientes durante el tiempo de estancia, que en teoría son obligatorios para visitar Tailandia pero que pueden o no pedirlos. Cuando a finales de Noviembre crucé por tierra la frontera desde Laos, no me pidieron ni lo uno ni lo otro.

Khao San Road en Bangkok

Khao San Road en Bangkok

Visado a la llegada de 15 días de duración

Se concede al llegar al país y se aplica a las siguientes nacionalidades:

China, Chipre, República Checa, Estonia, Hungría, India, Kazajstán, Latvia, Liechtenstein, Lituania, Maldivas, Mauricio, Oman, Polonia, Rusia, Arabia Saudí, Eslovaquia, Eslovenia, Uzbekistán, Ucrania, Taiwan, Etiopía, Bulgaria, Rumanía, Bután, Malta, Andorra.

Exención de visado

Una exención de visado de turista – no hay que solicitarlo con antelación en una Embajada ni tiene coste alguno – es básicamente el habitual sello en el pasaporte. Para las siguientes nacionalidades es de 30 días excepto si se entra en el país por alguno de los puestos fronterizos con países vecinos, en cuyo caso será de 15 días:

Austria, Bélgica, Bahrain, Brunei, Canada, Dinamarca, Finlandia, Francia, Alemania, Grecia, Hong Kong, Islandia, Indonesia, Irlanda, Israel, Italia, Japón, Kuwait, Luxemburgo, Malasia, Mónaco, Holanda, Nueva Zelanda, Noruega, Oman, Filipinas, Portugal, EEUU, Vietnam, Qatar, Singapur, España, Sudáfrica, Suecia, Suiza, Turquía, EAU, Reino Unido, República Checa, Hungría, Liechtenstein, Polonia, Eslovaquia, Eslovenia.

Si el pasaporte del visitante es de Brasil, Corea del Sur o Perú, entonces la exención de visado es de 90 días.

Acuerdos Bilaterales

Realizados de Gobierno a Gobierno, permiten la estancia sin necesidad de tramitar un visado con antelación a los ciudadanos de Camboya (14 días), Hong kong, Laos, Macao, Mongolia, Rusia, Vietnam (30 días para todos los anteriores), Argentina, Brasil, Chile, Corea del Sur, Perú (90 días para estos cinco países).

Visado de 60 días

Es con el que yo viajé hace unas semanas a Tailandia, en su modalidad de una sola entrada. Lo tramité a través de su Embajada en Vientiane – no se puede conseguir en la frontera ni en el aeropuerto – y por regla general está disponible para todas las nacionalidades que tendrían exención de visado. Es prorrogable por un máximo de 30 días adicionales, de modo que se puede estar continuadamente en el país hasta 90 días.

Si os encontráis ya dentro del país y queréis quedaros algunos días más de los que os autoriza el visado, es necesario o bien salir a un país fronterizo y volver a entrar como hizo David o hacer una extensión del mismo a través de la Oficina de Inmigración. No hacerlo así y dejar que pase la fecha en que se debería abandonar el país supone arriesgarse como mínimo a una multa de 500 THB por día o a pasar un tiempo en un establecimiento policial antes de ser deportado.

Aunque no he pisado nunca una, no le recomiendo a nadie la experiencia de pasar una temporada en una cárcel asiática.

Información oficial sobre visados (en inglés) | Ministry of Foreign Affairs

Extensión de Visados (en inglés) | Inmigration Bureau

Fotos | Avistu

Fuente: http://www.viajablog.com/visado-para-viajar-a-tailandia/

La interesante historia de un extraño monumento en Gales

galesmonumento.jpg

En Aberystwyth, Gales, desde cualquier lugar de la ciudad siempre miremos donde miremos veremos una torre estilizada y bien alta frente a los acantilados sur.

Este monumento tiene una interesante historia. La torre se localiza a unos 3 km del centro de la ciudad apróximandamente. El paseo discurre entre bellos parajes y al llegar hasta la base del monumento, podremos encontrar más información sobre su historia en una placa que descansa junto a él.

La placa declara que se trata de un monumento al Duque de Wellington, el cuál derrotó a Napoleón en la batalla de Waterloo con la ayuda oportuna de los alemanes. El edificio se erigió en el año 1852.

Desde la ciudad pareciera que esta torre es una chimenea de alguna industria abandonada. Además, ¿qué hace en Gales un torreón frente al mar conmemorando victorias de héroes del Imperio Británico?

Los lugareños cuentan una historia que aclara esta pregunta. La torre lleva el nombre Derry Ormond, ya qe la idea de su construcción fue de un terrateniente de la región. El tal Ormond fue veterano de Waterloo, y quiso honrar a los generales a los que sirvió en la batalla.

Originalmente, la torre iba a servir como pedestal, como base para una estatua del Duque de Wellington a lomos de un caballo, sin embargo, el dinero no dió para más y se supone que la estatua quedó languidenciendo en algún patio de algún escultor de Cardiff.

Imagen | Sean McLachlan

Fuente: http://www.diariodelviajero.com/europa/la-interesante-historia-de-un-extrano-monumento-en-gales